EL PRESIDENTE FELIPE GONZÁLEZ OPINA SOBRE LA REALIDAD ESPAÑOLA ACTUAL Y PIDE QUE SE AFRONTE UNA SEGUNDA TRANSICIÓN.

 

Dice Felipe González que hace poco pensó en irse unos años fuera de España, “a 7.000 kilómetros”, para no tener que seguir cada día “los noticiarios”. Pero no. “No lo voy a hacer. Le voy a dar a la máquina de pensar y de proponer cosas”, afirmó ayer miércoles el expresidente del Gobierno durante un almuerzo-coloquio organizado por la Asociación para la Defensa de la Transición.

Después, en su intervención, lo que hizo fue principalmente un diagnóstico: “Estoy preocupado, sí; pero más por el estado de ánimo del país que por la realidad. El estado de ánimo es muy malo”. Y también: “De la crisis económica estoy seguro de que saldremos, aunque no estoy de acuerdo en cómo saldremos; de la crisis política e institucional ya no estoy tan seguro de que vayamos a salir. Esa crisis galopa hacia una anarquía disolvente”. Y más: “¿Todo el esfuerzo de la Transición se está yendo por el desagüe? Las élites de referencia han dejado de existir en todos los ámbitos, y sin ellas un país tiene un problema muy serio. Si encima no cuidamos las instituciones… podemos entrar en otro momento oscuro de nuestra historia”.

González había mostrado al llegar su frontal oposición a los escraches (protestas frente a las casas de cargos públicos), con esta pregunta: “¿Por qué un niño tiene que aguantar una presión en la puerta de su casa?”. Ya dentro de la sala auguró: cuando, superada la crisis, los ciudadanos constaten que el Estado del bienestar ha sido recortado, habrá una nueva fase de protestas: “Pasaremos del resistencialismo a la reivindicación”. El presidente del Gobierno hasta 1996 y consejero de Gas Natural desde 2010 llamó a recuperar el “consenso” de la Transición y a emprender “reformas” con un perfil “pragmático”. Por ejemplo, defendió vincular los salarios a la productividad. Estuvo de acuerdo en “renovar” el pacto de la sociedad con la Corona, dotándola de más transparencia, y respaldó la apuesta de su partido, el PSOE, por una reforma constitucional “con sensatez”. Lo mismo que el giro del modelo territorial hacia el federalismo: “Con consenso. Si no, se va a armar un lío monumental”.

Para surfear el tsunami de la crisis, dijo González, hay quien levanta hoy “la bandera de la independencia” y quien iza “la republicana”. Nada de eso servirá, insistió: “Estamos ante una crisis institucional”. Un momento para ir a “una segunda Transición”. La primera la hizo, prácticamente solo, Adolfo Suárez, admitió quien fue su adversario. “Cuando yo llegué al Gobierno ya estaba hecha. La hizo él, con más o menos ayuda, pero él. Y la pagó”.

CITA. EL PAÍS DIGITAL. HOY. 10/04/2013.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: