OTRA VEZ CARROMERO. AHORA CULPA AL GOBIERNO CUBANO DE HABER INTERVENIDO EN EL ACCIDENTE EN EL QUE MURIERON DOS DISIDENTES CUBANOS.

 

Carromero, a su salida de la prisión de Segovia para cumplir el tercer grado.EFELas declaraciones de Ángel Carromero en The Washington Post no han sido bien recibidas en el Ministerio de Asuntos Exteriores, además, en pleno proceso de incertidumbre sobre las relaciones de España con toda la región latinoamericana tras la muerte de Hugo Chávez. El ministro de Asuntos Exteriores, en declaraciones a los medios, se ha apresurado a insistir que no tiene constancia alguna de los hechos que declara ahora el dirigente de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP de Madrid. José Manuel García Margallo asegura que su conocimiento de lo que ocurrió fueron los telegramas que iba recibiendo de la embajada española en Cuba y el memorándum de entendimiento que firmó el cónsul con las autoridades cubanas. Este texto, ha recordado el ministro, se firmó con el consentimiento del propio Carromero y en él no se hacían constar las circunstancias que el joven político declara ahora en The Washington Post, informa la agencia EFE.

El dirigente de la organización juvenil del PP de Madrid ha decidido romper su silencio sobre el accidente automovilístico que sufrió en Cuba y en el que murieron los líderes de la disidencia Oswaldo Payá y Harold Cepero. Carromero, que conducía el coche esa noche de julio de 2012, ha optado por hablar en uno de los medios más influyentes de EEUU para desmentir completamente la versión de los hechos que ofreció en la Isla y durante el juicio al que fue sometido en la localidad cubana de Bayamo, esto es, el accidente no tuvo lugar por exceso de velocidad y el mal estado de las carreteras, sino porque el coche en el que viajaban las cuatro personas -los tres citados junto al joven político conservador sueco Aron Modig- fue embestido por otro vehículo y se salió de la carretera.

La hija de Oswaldo Payá se entrevistó con Aznar hace unas semanas en Madrid En unas declaraciones exclusivas que no dejan lugar a dudas sobre la intención de Carromero de incriminar al Gobierno de Raúl Castro en el accidente, el político mezcla lagunas de memoria con coacciones de las fuerzas de seguridad cubanas y con drogas que le habrían suministrado para declarar lo que las autoridades le dictaban. El dirigente de NNGG teje un relato en el periódico norteamericano que respalda la teoría de la familia de Payá, que acusa al Ejecutivo cubano de matar a los disidentes. De hecho, Carromero asegura a The Washington Post que, si habla ahora, es porque tras entrevistarse en Madrid con la hija del líder disidente fallecido en su coche, “no podría ser cómplice con su silencio”. Rosa María Payá viajó a la capital de España el pasado mes de febrero y, además de con el joven conservador, se entrevistó con el ex presidente del Gobierno y líder de FAES, José María Aznar, que mantenía “una verdadera amistad” con su padre, según tuiteó Rosa María. Fuentes diplomáticas vinculan este encuentro entre Aznar y Payá con una estrategia contra los Castro que incluiría la salida ahora de la versión de Carromero, además, en un diario estadounidense que presenta a éste como “líder”. Quien no estaría nada conforme con estos movimientos, según las mismas fuentes, sería el Gobierno de Mariano Rajoy, que pretendía dar carpetazo al asunto y se encuentra ahora a las puertas de una crisis diplomática con Cuba.

CITA. PÚBLICO DIGITAL. 06/03/2013.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: