ALFREDO PÉREZ RUBALCABA, PREFERENTEMENTE.

 

El compañero de Partido al que votaría como Secretario General si yo fuera al 38 Congreso Federal del PSOE como delegado sería Alfredo Pérez Rubalcaba. Sobre él he escrito bastante en mi blog senderosdeasfalto y en Facebook. A dichos escritos remito al lector del presente texto. La opinión que sigo teniendo de Rubalcaba es exactamente la misma, si bien quiero subrayar como mérito añadido suyo el haber aceptado encabezar la lista del PSOE a la Presidencia del Gobierno de España en las Elecciones Generales del año 2011. Muy pocos lo hubieran hecho, sabiendo como sabíamos que nuestra situación electoral era muy complicada y muy precaria.

Alfredo Pérez Rubalcaba o Carme Chacón, éstas son a día de hoy las opciones reales entre las que decidir. El otro día apareció también el nombre de Antoine Quero, al que le di la bienvenida en Facebook, desde mi más absoluto desconocimiento de su persona y de su currículum… Rubalcaba, Chacón, Quero, o incluso algún otro candidato sorpresa de última hora, nunca se sabe, aunque no lo creo yo. De todos ellos, el que para mí habrá de terminar siendo Secretario General del Partido Socialista es Alfredo Pérez Rubalcaba, como he dicho antesY ello por razones de coyuntura política, interna o externa al Partido Socialista, y por cuestiones de perfil y de experiencia políticas.

 

Foto. Un deseo convertido en realidad: RUBALCABA YA ES SECRETARIO GENERAL.

De Pérez Rubalcaba y de Carme Chacón ya hemos hablado mucho, sobre todo durante el pasado año 2011. Y hoy más que nunca se ve claro para el Partido Socialista que la gran diferencia entre el pasado inmediato y el presente viene dada por un hecho contundente: nuestra debacle electoral. Debacle que marca, en profundidad, un antes y un después en la historia del Partido Socialista. Debacle a la que no se puede responder con improvisaciones y experimentos arriesgados como si nada hubiera pasado, como si estuviéramos en tiempos convencionales, en tiempos de  mero cambio. La situación actual responde a una gran complejidad, interna y externa, global y nacional.

Complejidad que nos afecta mucho más cuanto que la realidad en general, a escala mundial, está cambiando vertiginosamente. Y así, debemos ser conscientes de que el Partido Socialista Obrero Español está inmerso en dicho proceso general, revolucionario, de Revolución con R mayúscula. Revolución que va mucho más allá de las meras siglas y de los nombres propios y, por supuesto, de unos u otros países.

Y así, lo primero que debemos hacer es arreglar nuestra casa, sumando y sin exclusiones. La Historia demuestra que en momentos como éste no son aconsejables los saltos en el vacío. Sólo existe algo peor que los saltos en el vacío: el continuismo inmovilista. El inmovilismo conlleva perder el tren de la Historia, es decir, conlleva la ruina y el desastre.

Para el Partido Socialista Obrero Español los próximos años van a ser años de transición, estando en la oposición política y teniendo la obligación de revisar nuestra realidad interna como organización y nuestra definición socialdemócrata. Como mera referencia temporal, diré que de ahora al año 2016 los socialistas estamos obligados a actuar con la mayor responsabilidad. En este tiempo de múltiples equilibrios inestables y de decisiones arriesgadas, Alfredo Pérez Rubalcaba es, desde mi punto de vista, el socialista de hoy que tiene la mayor experiencia política, así como un prestigio intachable dentro y fuera de nuestra Organización.

Sobre Alfredo Pérez Rubalcaba remito a mis escritos anteriores en mi blog senderosdeasfalto y a mi perfil en Facebook. Sobre Carme Chacón destacaré su labor en el Congreso de los Diputados y como Ministra en dos breves mandatos. Se trata de una compañera con futuro político, cierto e importante. No obstante, creo que todavía no es el momento idóneo para que opte a funciones tan trascendentes como las de Secretaria General del PSOE y Presidenta del Gobierno de España. La preparación y la experiencia son siempre pocas cuando se han de acometer funciones tan importantes, muchas de las cuales depende el futuro de un país. No es bueno tener prisa, ni jugar al azar, ni a las resoluciones sorpresa de los Congresos. Ejemplos tenemos.

Sobre Carme Chacón sí deseo esbozar una reflexión que supone un condicionante a su candidatura. Pero quede bien claro que no es un comentario en el que responsabilice a Carme Chacón por su labor como responsable política, y mucho menos por su condición de mujer catalana. Nada en absoluto. Mi reflexión responde a una coyuntura, a un momento muy complejo del Partit dels Socialistes de Catalunya. Partit del que he tenido la suerte de conocer a bastantes de sus miembros, fundamentalmente en el Senado de España. Compañeros a los que siempre he respetado y admirado.

La mencionada reflexión la hago a nivel personal. De todos es conocido que en el  Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) existen tensiones entre los militantes socialistas proclives a asumir planteamientos de matiz nacionalista, como forma de competir con otros partidos del espectro político catalán, y los militantes socialistas más próximos a los planteamientos del PSOE, denominado españolista en algunos sectores de la sociedad catalana. Tal es así que la actualidad del PSC está muy marcada por la pérdida de las pasadas Elecciones, por las polémicas derivadas del Tripartito (yo nunca estuve de acuerdo con la conformación de un Tripartito como éste) y, muy especialmente, por todo lo referente al Statut. No digo nada nuevo, todo esto es muy sabido.

Y así, en este contexto, con todos estos condicionantes, ¿cómo podría afrontar hoy Carme Chacón desde la Secretaría General del PSOE, en Ferraz, la complejidad de la realidad del Partido Socialista español, teniendo en su propia cuna política (es decir, el Partit dels Socialistes de Catalunya) importantes discrepancias y tensiones entre ellos y con Ferraz, sin que todo ello minara la necesaria tranquilidad y unidad para nuestra definición, recuperación y funcionamiento como Partido de vocación social, estatal?.

¿En qué medida se vería afectada su coherencia y credibilidad política como Secretaria General?…  ¿Y de todos nosotros como Partido?… Y es que toda esta cuestión está muy por encima de Carme Chacón, y de la que en absoluto es responsable nuestra compañera. Sí, en cambio, es una realidad y un condicionante muy importante de la vida y el funcionamiento del Partit dels Socialistes de Catalunya. Mientras la realidad del PSC sea la que es hoy, los condicionantes que he mencionado pienso que son totalmente ciertos.

 

( Este escrito fue publicado en el DIARIO DEL ALTOARAGÓN (Huesca), el pasado sábado día 21 de enero).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: