EL ESTADO DEL BIENESTAR ESTÁ ABSOLUTAMENTE EN PELIGRO.

 

El Estado del Bienestar está absolutamente en peligro. Esta afirmación la baso en dos hechos fundamentales. Por un lado, en las decisiones que tomaría el Partido Popular si ganara las elecciones generales del próximo día 20 de noviembre. En ese supuesto el Partido Popular aprovecharía la situación de crisis económica y social general para acabar con el Estado del Bienestar, poniendo en marcha el proyecto ultraconservador de los neoliberales, que son quienes han producido la gran crisis que estamos padeciendo. Sin límites, a lo salvaje. Rajoy comienza a destapar sus verdaderas intenciones. Por fin no ha podido ser más claro: “Mi prioridad son las pensiones. A partir de ahí, habrá que recortar en todo”. ¿Recortar en todo, hasta dónde?. Ya lo estamos viendo: Recortar en Sanidad, en Educación, en Dependencia,… ¿Y en pensiones?. Contestación mía: Los Gobiernos ultraconservadores valoran a los jubilados como ciudadanos no productivos y reducen progresivamente sus derechos en cuanto tales. Por tanto, no me creo que las pensiones sean la prioridad de Rajoy. A lo sumo, lo son hoy para captar sus votos en las elecciones.

 

Por otro, la Unión Europea, en la que deciden muy mayoritariamente los partidos políticos conservadores, está afrontando la crisis económica general sin ningún tipo de flexibilidad y de comprensión social, habiéndose convertido en mera marioneta de los denominados mercados. Ahora lo que cuenta es la tecnocracia. Los casos de Grecia, pero sobre todo de Italia pasarán a la historia como ejemplos de la audacia y el atrevimiento ultraconservador… A todo esto respondo personalmente diciendo que hoy  más que nunca es necesaria la POLÍTICA, la Política constructiva, solidaria, generosa, responsable,… En cualquier caso,  nunca el modelo y el hacer del modelo ultraconservador, es decir, del modelo de Rajoy y del Partido Popular.

Hay que dejar de pensar en clave local, en clave de los intereses de cada uno de los Estados miembros de la Unión Europea. Y pensar y actuar no sólo en clave económica y monetaria (que es necesario), sino también en clave social. Por encima de cualquier otra consideración estamos las personas, sobre todo las de menos recursos, que somos la mayoría.  

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: