NUESTRA ADAPTACIÓN A UNA REALIDAD PERMANENTEMENTE CAMBIANTE.

 

La realidad cambia permanentemente, hoy más que nunca, al extremo de generar un cierto agobio y, cada vez más, desconfianza en nuestro futuro. El agobio y la desconfianza la experimentan sobre todo aquellos que temen perder un status, un nivel de vida. ¿Qué pueden temer en este sentido los que nunca han tenido ni tienen nada?. Las favelas del Brasil o los suburbios de Bombay están en crisis permanente, lo mismo que tantos y tantos millones de personas en Latinoamérica o en el continente africano… Las preocupaciones de miles y miles de personas en el Mundo actual consisten en cuestiones tan evidentes y expeditivas tales como en buscar diariamente el agua, en afrontar las actuaciones policiales derivadas de la delincuencia- consecuencia de la miseria, así como del tráfico de drogas, en dar de comer a las familias numerosas, en habituarse a vivir en los campos de refugiados,… y en una larga enumeración de realidades dramáticas para tantos y tantos seres humanos.

De los millonarios no hablaré. ¿Para qué?. ¿Tienen problemas los millonarios?. Habiendo empezado como lo he hecho, sería un verdadero sarcasmo contestar afirmativamente a la anterior pregunta.

Nos dicen que aproximadamente mil millones de personas viven en el Mundo hoy en condiciones de auténtica miseria, sin nada que pueda suponer el alivio a tan espeluznante condición de vida. Sí, de vida, vida miserable, pero vida.

Movimiento social general.

Esta exposición me viene sugerida por las reflexiones en las que ayer por la tarde tuve ocasión de participar en un acto sobre los actuales movimientos sociales en el Mundo. El acto se celebró en la sede del PSOE de la ciudad de Huesca, y el ponente fue Nacho Celaya, independiente políticamente, experto en materias sobre participación ciudadana. Hablamos en especial sobre el movimiento de los indignados y sus planteamientos.

Se hicieron preguntas y se dieron respuestas sobre la eficacia transformadora de la realidad por dicho movimiento. Los que nos encontrábamos en este acto somos la mayoría militantes socialistas, convencidos de que los partidos políticos son una clave principal de la democracia representativa, al tiempo de que la mayoría estamos de acuerdo con muchos de los planteamientos del movimiento indignado. Es imposible no estarlo, pero de estarlo de parte de sus planteamientos, pero no de todos. Esto sería imposible, porque en la suma de propuestas existen múltiples yuxtaposiciones, que cuando se analizan en detalle encontramos múltiples contradicciones entre las mismas… Pero esto no importa, lo que importa de verdad es comprender y sentir el por qué del grito masivo de las sociedades. Son muchos los que van a las plazas y se manifiestan por las calles en el movimiento de los indignados. Pero son muchísimos más los que sin salir,  sufriendo los excesos de las realidades económicas, sociales y políticas, secundan y comparten las reivindicaciones y las incertidumbres colectivas.

¿Puede el movimiento de los indignados resolver si no todos los problemas existentes, sí la mayoría?. Mi opinión es que el movimiento indignado, como tal movimiento, no. El movimiento lo que hace es  gritar los problemas, por ellos y por los demás. Llegados a este momento, diré que son los partidos políticos, los sindicatos, las asociaciones empresariales, y por supuesto las instituciones los que tienen la obligación de recoger el gran común denominador del grito del movimiento social general, y proceder a actuar para transformar a mejor las muy diversas realidades sociales existentes en el Mundo.

Rubalcaba. Socialdemocracia.

Yo creo en la Política, por supuesto, y creo en los partidos políticos, y en los sindicatos,… Y creo en la democracia representativa, lo otro o es fascismo, o es el caos. Y en mi planteamiento ideológico, la Socialdemocracia es el modelo que mejor puede conducirnos a la mejora de la realidad. La Socialdemocracia, por supuesto, con los demás, democráticamente.

La situación actual, global y española, por supuesto que me preocupan. Pero, nada de lo que está ocurriendo ni me acompleja ni me acojona. Desde la muerte de Franco (1975) a la crisis mundial actual (2008-…) los españoles hemos sabido transformar de verdad una Dictadura en una Democracia, y hemos modernizado económica, social y culturalmente nuestro País, en treinta años… Y lo hemos hecho entre todos y todas, con los partidos políticos, entre ellos el PSOE, que ha tenido un verdadero protagonismo en el mencionado proceso…

Ahora, en plena crisis, la realidad mundial está cambiando espectacularmente… No será la primera vez, y lo que toca es arremangarse y ponerse en primera fila de las grandes transformaciones que han de venir, que hemos de hacer, que hacer en sentido y en beneficio del mundo mundial. Ya se acabaron los tiempos de hablar en clave de Estados Unidos de Norteamérica, de Rusia, de la Unión Europea, de China, o de los países emergentes, o de los mundos, que por mero desconocimiento, nadie menciona. Desde ya, todos somos pura globalidad, y dentro de esa globalidad cada cual tendrá que plantear sus cuestiones. España en Europa y en el Mundo. Y nosotros, los socialistas, con los demás, en la defensa y renovación de los planteamientos de la Socialdemocracia.

Los inevitables análisis económicos fueron esencialmente comentados por Marcelino Iglesias. Se encontraba con nosotr@s y para nosotr@s tenía la especial relevancia de ser un protagonista destacado de todo este tiempo, del que hablo en este post.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: