YA ESTAMOS DE CAMPAÑA ELECTORAL.

 

Sí, ya lo estábamos, pero quedaba pendiente la cuestión (muy importante) de la decisión sobre la convocatoria oficial de las Elecciones. Alfredo Pérez Rubalcaba y su equipo de campaña, la  Organización  del Partido y los grupos parlamentarios han entrado en materia desde hace tiempo. Todo está en marcha.

Hasta aquí está claro, es lo habitual. No se olvide que el Partido Socialista es una maquinaria  electoral con mucha experiencia, constantemente engrasada. En este sentido no hay ningún problema. Como tal maquinaria se hará lo que se decida que hay que hacer… Pero dicho esto, que suena a obviedad, pero que hay que recordarlo, la gran dificultad la vamos a seguir encontrando en dos grandes direcciones: Una, en el derrotismo y la desmovilización de parte de nuestra propia gente, y dos: en recuperar a esos  cientos de miles de simpatizantes  socialistas que continúan en una actitud de incomprensión hacia determinadas decisiones del Gobierno socialista.

Rubalcaba, candidato.

No es nada fácil, tanto más que en este proceso todo el mundo va a estar muy movilizado: Los votantes del PP ya lo están desde siempre. Los partidos de la izquierda, en torno esencialmente de IU. La Iglesia Católica que, no conviene olvidarlo, es todavía muy poderosa desde sus púlpitos y desde el asociacionismo afín… y en especial con la ultraderecha política. En otro orden sociológico, citaré a los grandes empresarios (la CEOE es completamente afín al Partido Popular) y a los grandes banqueros. A estos últimos conviene tenerlos presentes, sobre todo por su enorme ductilidad a la hora de defender sus intereses, que desde luego no son los intereses del pueblo. Allí, por ejemplo, está el caso del banquero González que ya ha animado la precampaña electoral manifestando su simpatía (¿era necesario?) hacia el Partido Popular. También haré mención a muchos sectores profesionales, socialmente muy privilegiados….. etc. A todos estos sectores los vemos optimistas y convencidos. Ya todos se han quitado la máscara y aparecen como lo que son, muchos ultraconservadores y otros muchos franquistas.

Y para lo que voy a mencionar, le dedicaré un punto y aparte. Todos ellos apoyados e impulsados por unas empresas mediáticas, incansables altavoces y portavoces  de la ultraderecha. En todas estas empresas mediáticas no queda ya ni un solo profesional del periodismo, no tienen sitio, han sido eliminados. Sin código deontológico alguno  y dispuestos a vomitar mierda sobre todo lo que se mueve y no pertenezca a su corral. De esto hay toda una alucinante historia que espero que algún día la cuenten  los historiadores, y/o lo propios profesionales del periodismo, del periodismo de verdad.

La próxima campaña de Elecciones Generales debe ser todo un reto, en el que el Partido Socialista Obrero Español, liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba, debe echar toda la carne al asador. La sociedad española se juega mucho en estas elecciones. Y digo la sociedad española porque si gana el Partido Popular la mayoría de los españoles y españolas habremos perdido uno de los grandes logros de la Socialdemocracia: El Estado del Bienestar. Ahora Rajoy jura sin cesar que no hará grandes ajustes sociales. Lo dice pero la mayoría de los ciudadan@s no le creemos. Es más, con la actual Europa política, la Europa social también está en trance de desaparecer. Y lo está porque la mayoría de los gobiernos de los países de la Unión Europea en estos momentos son gobiernos formados por partidos de la Derecha. Esto también nos lo tendremos que aprender y no olvidar de cara a las próximas Elecciones Europeas (digo Europeas).

Ánimo, que podemos!

Y volviendo a las Elecciones Generales del próximo mes de noviembre. La campaña electoral va a ser muy dura. Tenemos mucha suerte porque Alfredo Pérez Rubalcaba es un líder muy conocido y fiable. Está convencido de que vamos a conseguir cambiar radicalmente la tendencia de las encuestas. Está convencido de que muchos de los ciudadanos y ciudadanas que se abstuvieron en las pasadas Elecciones Autonómicas y Locales, o que votaron a otras formaciones políticas, ahora lo harán al Partido Socialista.

Pero para que esto ocurra es imprescindible que los ciudadanos y ciudadanas perciban que junto con Alfredo Pérez Rubalcaba todos los demás socialistas estamos ilusionados, convencidos de que podemos cambiar la situación, que todos nosotros estamos haciendo campaña electoral, recorriendo las ciudades y los pueblos, plaza a plaza y calle a calle, dirigiéndonos a todos para transmitirles nuestro convencimiento y para tratar de forma personal lo que queremos hacer.

Alfredo Pérez Rubalcaba es un gran político, pero como ya he dicho en otro post de este blog, no es ni Dios ni Superman. Tenemos que ayudarle todos y todas a ganar. Analicemos a fondo, cada uno en nuestro pueblo o en nuestra ciudad, las razones que nos llevaron a ganar o a perder en las pasadas Elecciones Autonómicas y Municipales, y saquemos conclusiones, y valoremos en qué medida, en un momento de máxima dificultad, el conjunto de todos nosotros y nosotras estuvimos implicados en la campaña electoral, o no lo estuvimos, y de qué manera intentamos, o no, acercarnos a nuestros conciudadanos para hacerles llegar nuestros puntos de vista y, si fuera necesario, incluso el reconocer personalmente los fallos cometidos. ¿Queremos ganar?. Pues no lo olvidemos, la convicción se lleva en el rostro, y no olvidemos tampoco que muchos ciudadan@s votan por impresiones

Es imprescindible ese análisis, porque sólo con una militancia y unos simpatizantes convencidos y animados a llevar hasta el último punto de nuestra geografía española los riesgos que se corren en estas Elecciones Generales, y los planteamientos socialdemócratas que estamos analizando y recuperando en estos momentos, repito, sólo así, conseguiremos que Alfredo Pérez Rubalcaba sea el próximo Presidente del Gobierno Español. Y os quiero recordar que Alfredo nos pidió nuestra ayuda en el acto de presentación de su candidatura en Madrid, el pasado día 9 de julio de este año 2011.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: