UNA FOTOGRAFÍA HISTÓRICA Y EJEMPLARIZANTE. LA CUMBRE DEL TERMO.

Bruselas. La cumbre del Termo.

Ayer por la noche pasé un poco de frío y estaba algo destemplado. Por ello no estuve muy pendiente del detalle del rescate a Grecia. Había habido acuerdo en positivo y para terminar el día con eso me bastaba. Hoy, como es mi costumbre he comprado los medios escritos y los he ojeado almorzando. Y la fotografía que tenía ante mis ojos me parecía todo un símbolo de la Europa de comienzos del siglo XXI, que no tiene nada que ver con la Europa de la segunda mitad del siglo XX, la Europa de las postguerras y de los grandes líderes.  Desde luego la fotografía con Angela Merkel sirviendo el café obedece a unos objetivos y a una estrategia muy calculados, y que según como se desarrolle nuestro futuro a corto plazo se convertirá en un documento histórico del máximo rango. De momento no diré todo lo que esta fotografía me sugiere, que es mucho, hasta comentarios en clave de chanza. Lo que sí diré es que si yo estuviera ahora dando clase, por supuesto que se les haría comentar a mis alumnos y alumnas. Hay materia para analizar largo y tendido.

Dicho lo anterior, y para que se comprendan mejor mis impresiones y alusiones, haré una breve mención a mi etapa de Director Provincial de Educación, a comienzos de la década de los años 1990. El espacio de la fotografía me recuerda a una de tantas salas de profesores que hay en este País, y por el detalle de las frutas,  de la repostería y de los varios recipientes, todo ello de una austeridad ejemplarizante, me recuerda también a la invitación que en muchos centros era frecuente hacer (me imagino que se continúa haciendo) a las autoridades educativas cuando se visitaba el Centro. Si en el Centro había comedor, solía ser la cocinera la que servía las viandas. En algunos casos era la directora la que cumplía con dicho menester. En otras, y dependiendo del contexto y de la confianza prevía, era yo el que comenzaba a servir, casi siempre como una forma de “romper el hielo”.

En esta fotografía de Bruselas el detalle más significativo, del que se puede reflexionar sin límite, es el TERMO.  ¿Quién no tiene un termo?. ¿A quién se le ocurrió lo del termo?. ¿Qué estará pensando la Canciller Angela Merkel en ese preciso instante en el que presiona  la tapa del termo, a la vez que está muy pendiente de echar la cantidad precisa de café…?. En este hecho es donde Merkel desmuestra que una  gestora eficaz…. ¿Y que pensará Papandreou, y, con él, los dioses del Olimpo?….

Para finalizar, me vas a permitir querido amig@ lector@ de este blog que haga una propuesta al que proceda para que sea debatida con detalle. Y la propuesta es que a esta recién celebrada Cumbre de Bruselas se le ponga el nombre de la  CUMBRE DEL TERMO.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: