LOS PARTIDOS POLÍTICOS SON UNA PARTE DEL CONJUNTO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA ACTUAL.

 

No me imaginaba yo que a estas alturas tuviera que salir a defender a los partidos políticos, y junto a estos, a los sindicatos de clase. Esta defensa la hacíamos hace un cuarto de siglo como razón clave de la defensa de la Democracia. Repetíamos incansablemente que sin partidos políticos y sin sindicatos no podía existir democracia. Y es que la Dictadura estaba todavía allí, muy cerca, y en buena medida sin desmontar. Hoy a más de muchos habrá que recordarles que la Dictadura duró cuarenta años, cuarenta años sin libertades. Y con una sola plaza en toda España, la Plaza de Oriente en Madrid. 

Votación.

No estoy exagerando, lo que estoy es preocupado. Porque aprovechando la complicada situación actual, muchos desde planteamientos y plataformas diversas están yendo por unos derroteros que me preocupan mucho: Desprestigiando al máximo a los partidos políticos y a los sindicatos lo que están consiguiendo es abrir una brecha fundamental en la imagen y en la credibilidad del sistema democrático… ¿A qué viene en los últimos años la obsesión de hacer encuestas sobre la credibilidad de los partidos políticos?. ¿Por qué se les está convirtiendo constantemente en el muñeco del garito de feria contra el que todo el mundo puede lanzar sus improperios y descalificaciones?…

A estas alturas de mi vida no me creo ya que esto no tenga una intencionalidad poco presentable. Vuelvo a decir, ¿exagero?. Pues para el que así piense le recordaré que en los años noventa del siglo pasado hubo un ataque en toda regla contra Felipe González para acabar con lo que determinados medios de comunicación, a los que se sumaban destacadas personalidades de la actualidad de entonces, denominaban el Felipismo. Y no dudaron en utilizar cualquier tipo de recursos para conseguirlo… Pasado algún tiempo, cuando dichos personajes se empezaron a traicionar y a acuchillarse entre sí los unos a los otros, parte de ellos lo contaron con pelos y señales de la forma más impúdica, en pleno Aznarismo, sin que este hecho tuviera ninguna consecuencia. No hace falta que dé los nombres de los mismos… Y muchos de ellos siguen coleando, y están convencidos de que pueden hacer y deshacer a sus anchas…

Sociedad.

Pues claro que los partidos políticos tienen problemas y cuestiones que afrontar y que cambiar. Éste es un hecho que ningún militante de partido negará, y que yo pongo por escrito con frecuencia en este blog. Y en las conversaciones cotidianas lo hago saber, a veces no sin cierta tensión, entre mis propios compañer@s… De la misma manera que debemos recordar que en estos más de treinta años de Democracia, los partidos políticos han resuelto, y muy bien, problemas y situaciones muy graves, y que entre todos han liderado las soluciones para vivir en paz y en libertad… ¿Cuándo en nuestra historia hemos disfrutado de más de un tercio de siglo, de forma ininterrumpida, de paz en libertad, afrontando soluciones hace bien poco inimaginables?… ¿Quién podía imaginarse con Franco que España terminaría convertida en un nuevo modelo de Estado descentralizado, del Estado de las Autonomías actual?. Ni en sueños… Y es verdad que en ese Estado se están generando ciertas disfunciones. Pero no pasa nada, nada que no se pueda resolver hablando y llegando a acuerdos. Pero desde el principio, no como hace el Partido Popular que primero quema el bosque y luego se autonombra el jefe del parque de bomberos autonómico-nacional… Así no. Salvo que lo que de verdad pretenda no sea resolver los problemas del Estado de las Autonomías, sino en el medio plazo acabar con las mismas… Y es que permítaseme que diga con respeto aquello de “la cabra siempre tira al monte”.

Alfredo P.Rubalcaba

Los partidos políticos, pues, hemos afrontado situaciones muy difíciles, y hemos encontrado salidas a las mismas. Hicimos la Transición, y la Transición permitió dejar atrás la Dictadura. Y allí está la figura y el trabajo de un hombre del Régimen anterior, Adolfo Suárez, al que hoy nadie le niega su importante papel en la historia de España. En los años ochenta, el Partido Socialista inició el gran proceso de modernización de España: Acabamos con el golpismo, llevamos a efecto la gran reconversión industrial, entramos en la Unión Europea, construimos el Estado de las Autonomías y superamos dos grandes crisis socioeconómicas, la última recién celebradas las Olimpiadas de Barcelona y la Expo de Sevilla. Y con Aznar llegó la devaluación de las Instituciones democráticas. Con el Partido Popular llegó el “todo vale”, pauta principal del conservadurismo de ultraderecha.

A partir del año 2004, el Partido Popular ignora completamente las cuestiones de Estado y comienza el desprestigio del Sistema Democrático, como si todos los partidos políticos fueran cómplices y responsables de tal estado de cuestiones. Con el PP de Aznar, España participa en la guerra de Irak con la oposición de la inmensa mayoría de los español@s, y España se sumerge en la gran hecatombe de la promoción-construcción de viviendas. A partir del año 2004 el Partido Socialista Obrero Español desarrollará una importante labor de defensa de los derechos civiles y pondrá en marcha una de las grandes revoluciones sociales con la Ley de la Dependencia, iniciativa ésta que junto con la defensa de los derechos de la igualdad del hombre y de la mujer han convertido a España en uno de los grandes puntos de referencia al respecto en el Mundo.

Barack Obama.

Y aunque suene mal y se preste a confusión, en política no somos todos iguales. Los socialistas a través de nuestras decisiones intentamos consolidar y defender el Sistema Democrático y el Estado de Derecho y del Bienestar. Esta afirmación se comprenderá muy bien si se tienen en cuenta las constantes manipulaciones de Instituciones tales como el Tribunal Constitucional por parte del Partido Popular o de las cuestiones que tienen que ver con el terrorismo, se llame ETA o se llame fundamentalismos islámicos.

Centrándome ahora solamente en mi propia casa: También estoy de acuerdo que hay que corregir bastantes cuestiones, que debemos estar mucho más en las calles y plazas, junto con nuestros conciudadanos y conciudadanas. Que nuestra gran obsesión debe ser mantener el Estado del Bienestar, y liderar en Europa dicho objetivo. Y para liderar Europa es imprescindible que se una la Socialdemocracia y disponga de planteamientos y de mensajes similares. Y para todo ello es imprescindible hacer gran hincapié en las Elecciones al Parlamento Europeo, y ganarlas. Los ciudadan@s deben saber que si las Instituciones europeas no están regidas por partidos políticos socialdemócratas y progresistas, va a ser muy difícil luchar por una Europa social.

Sociedad.

El que tiene la responsabilidad de gobernar tiene la obligación de hablar claro. A los ciudadan@s hay que decirles que no existen milagros, ni saltos en el vacío, y que la permisividad, entendiendo por permisividad la ambigüedad entre los contenidos de los derechos y de las obligaciones, es la peor lacra que puede pender de nuestro historial.

Los partidos políticos españoles somos una parte de la realidad económica, social y política de la España de comienzos del siglo XXI. Somos una parte de un todo como otros tantos. ¿Se está valorando y, es más, juzgando a todos con el mismo rasero, con la misma vara de medir, o el rasero para los partidos políticos es diferente al rasero de todos los demás?. En un próximo post daré mi opinión a este respecto.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: