LA VARA DE MANDO ME LA LLEVÉ YO PORQUE ERA MÍA.

 

Y era mía porque me la regaló, por propia iniciativa, Sebastián Sanvicente. Esta cuestión de la Vara del Alcalde ha salido a relucir estos días a partir de la toma de posesión de la nueva Alcaldesa de Huesca. Lo que voy a contar ahora lo dije ya en una rueda de prensa antes de dejar la Alcaldía.

La verdad es la siguiente. Cuando tomé posesión como Alcalde el 3 de julio de 1999, los servicios de protocolo de la casa me entregaron una Vara de mando, una Banda y un pin con el escudo (antiguo) de la ciudad. Y con esta Vara de mando funcionaba yo en los actos oficiales  de máximo protocolo.

Un buen día me di cuenta de que en la empuñadura de la Vara de mando había una inscripción, inscripción que nunca había leído por la sencilla razón de que hasta ese momento no me había percatado de que existía. Para saber lo que ponía en la inscripción me puse las gafas, y entonces lo descubrí. La inscripción decía “Teniente de Alcalde“. Había estado funcionando con una Vara de mando de un Teniente de Alcalde.

Y entonces pregunté por qué al Alcalde se le había entregado una Vara de mando de Teniente de Alcalde. Y se me contestó lo siguiente: Porque el Alcalde don Luis Acín le había regalado la Vara de mando al Rey Juan Carlos cuando estuvo en la ciudad de Huesca durante su mandato. Al Rey le llamó la atención la Vara de mando, y el Alcalde se la regaló. Y dicha Vara de Alcalde nunca fue repuesta. Ésta era la explicación sin más.

En toda esta historia de la Vara estuvo presente el Concejal don Sebastián Sanvicente. Y fue él el que me dijo que me la regalaba, que la encargaría y que me la regalaba. Y así fue, la encargó a un artesano de Oto (localidad próxima a Broto), y este artesano la hizo de madera de boj. Cuando estuvo hecha, Sebastián me la entregó, como un agasajo personal de él, y de Merche, su mujer. Por tanto, cuando dejé de ser Alcalde, yo tuve mucho interés en llevarme la Vara, por tres razones muy concretas: Porque era mía, porque me la habían regalado dos queridos amigos, y porque era todo un símbolo y un recuerdo de la ciudad de Huesca.

Aquella Vara de mando del Alcalde de Huesca fue un regalo de mis amigos. Cualquiera que pueda objetar en este sentido sólo tiene que solicitar que se investigue en el Ayuntamiento de Huesca sobre si existe en su Intervención alguna factura al respecto y en su Tesorería si a alguien se le pagó por dicho concepto.

Todo esto, como ya he dicho, lo explique en una amplia rueda de prensa… Sebastián y Merche, gracias por vuestro detalle.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: