¿VAN A SER LOS MERCADOS LOS QUE DECIDAN EN ÚLTIMA INSTANCIA?.

 

Estoy convencido de que casi nadie entiende lo que está pasando con la actual crisis financiero económica. Es más, de no ser tan graves sus consecuencias, muchos tendríamos la convicción de que estamos asistiendo a una diabólica historia de ciencia ficción… ¿Dónde está la verdad y dónde está la mentira?. ¿Dónde está lo coherente con el sistema y dónde la gran manipulación inducida?.

La viñeta de El Roto, anexa al último post, no puede ser más ilustrativa: “Dadme un rumor y haré saltar la bolsa”. Los que hace pocos meses cantaban las excelencias de determinados grupos financieros y se equivocaron estrepitosamente, al día siguiente, es decir hoy, nos están diciendo lo que tenemos que hacer para salir de la crisis… Y es que hay mucho de artificial y de pura estafa con pedigrí.

Los que gobernamos en estos momentos tenemos un problema esencial: Convencer a la gente de que se tiene que corresponsabilizar para corregir los niveles de gasto y de deuda públicas existentes en cada país, a nivel de Unión Europea. Y hay que hacerlo, pero no es nada fácil.

A los ciudadanos hay que decirles que se tienen que recuperar determinados índices macroeconómicos establecidos por las instituciones de la Unión Europea, sobre deuda, déficit público, inflación,… necesarios para que las cosas funcionen de nuevo bien. Pero tan necesario como explicarles esto es decirles algo que quieren escuchar: Que la Unión Europea va a combatir con toda decisión a los causantes de la crisis, a los que han hecho auténticas burradas y han conseguido que salte por los aires la lógica y la dinámica del libre mercado.

Por ejemplo: Si a la gente no se le dice (no se nos dice) que se va a acabar con los paraísos fiscales, con los paraísos de la corrupción… la gente va a pensar que una vez más es ella, la mayoría, los trabajadores,… los que tienen que pagar el pato. Y así es muy difícil corresponsabilizarse, aunque sea de mala gana.

De acuerdo con el libre mercado, pero con controles. Por eso, los ciudadanos asumiríamos de mejor grado las medidas tendentes a la reducción del gasto público si viéramos paralelamente la puesta en marcha de medidas concretas que sanearan de verdad dicho libre mercado. De no ser así, pasado mañana volveremos a estar en las mismas.  Ahora mismo estoy leyendo unas declaraciones de Cándido Méndez, Secretario General de UGT (EL PAÍS. 4 de julio 2010), en las que dice: “Nada garantiza que los mercados financieros se contenten con la reforma laboral”

Y así, ¿hasta cuando?, ¿y hasta donde?. ¿Van a ser los mercados los que decidan los programas electorales y los presupuestos de las instituciones?. ¡Mucho cuidado!.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: