LA APUESTA DE LA CIUDAD DE HUESCA POR HACER UNIVERSIDAD.

 

Terminó la rueda de prensa, que como podrás comprender por las fechas en las que nos encontramos el tema principal fue las decisiones a tomar en materia de sueldos de personal de las administraciones públicas para disminuir los niveles de déficit público. En ese mismo día el Ayuntamiento de Huesca había tomado la pertinente decisión de disminución de emolumentos para personal político y de libre designación.

Terminada la rueda de prensa serpenteamos por las calles del Casco Antiguo. Obviamos el Temple, pues lo conocíamos muy bien, y nos dirigimos a Doña Petronila y a la Calle Palacio. En éstas últimas el Consejero se quedó muy sorprendido por la importante construcción de inmuebles notables. No le quise sacar a relucir el fiasco de la oficina del ARI a construir a los pies de la Catedral. La zona de las Escaleretas ha quedado sin resolver por la cabezonería de algunos expertos.

En el pozo: Sánchez, Velasco, Elboj, Sanromán y Felipe.

Y por fin llegamos al Campus Universitario del Isuela. Ojeamos la Muralla desde la Ronda Montearagón y fuimos paseando, disfrutando de lo lindo y recordando cómo se llegó a la decisión de que sería la empresa pública  Suelo y Vivienda del Gobierno de Aragón la que se encargaría de organizar todo el proceso de definición y ejecución del Campus del Isuela. Nosotros, el Ayuntamiento, pagaríamos con suelo, con el suelo obtenido con los convenios urbanísticos. Qué gran suerte el poder disponer de esta fórmula legal, una maravilla: Tú negocias un convenio urbanístico, obtienes una cantidad equis de suelo y con suelo pagas, por ejemplo, la puesta en marcha de un nuevo Campus Universitario. A algunos esta posibilidad no les gustó nada. A mí mucho… Y fue el Consejero Velasco el que allá por el año 2004 nos dio la idea en una fría tarde del día de los Inocentes. La tarde del Armagnac.

Llegamos a Santa María In Foris. Esta iglesia románica, hoy cedida a la Universidad por la Diputación Provincial de Huesca, ha tardado en restaurarse casi un cuarto de siglo. Ahora está a punto de ser acabada. La urbanización del entorno, financiada con fondos europeos de la Iniciativa Urbana y por el Ayuntamiento de Huesca, está potenciando y descubriendo de manera definitiva este singular inmueble… Cuánta matraca le habré dado al Consejero Velasco sobre este edificio. Y luego al Consejero Alfonso Vicente. Les decía a uno y a otro, y a los demás: “Ya veréis como será esta iglesia lo último que se acabe en todo este espacio de la ciudad… El inmueble de más valor histórico-artístico será el último que se arregle”. Y así está siendo. A la iglesia le hemos añadido un pozo de agua, de hace unos mil años, como el del Parque Universidad, pero aquel más pequeño y sencillo.

Huesca. Parque Universidad.

Nos asomamos al Parque Universidad. Estaba lleno de personas, de todas las edades y procedencias. Da gusto verlo. Al otro lado del río, mucha gente joven retozaba en la pradera. Se cumplía así la promesa que le hice al Rector Pétriz cuando se hizo el acto oficial de la compra del edificio de Ibercaja, en la Calle Velódromo, para destinarlo a la especialidad de Odontología. Ese día dije estar muy satisfecho porque la Universidad había pasado el río Isuela, penetrando en el Barrio del Perpetuo Socorro, que estábamos instalando pasarelas para vertebrar ambas partes, y que la orilla izquierda del río dispondría de una pradera “para que retozasen los jóvenes universitarios”. Se rieron los presentes por aquello de retozar. Pero, así se dice en esta tierra cuando la gente se echa en la hierba a estar tranquilamente, o bueno, a estar lo que sea.

Se nos estaba haciendo tarde y en la ruta prefijada figuraba la visita al Palacio de Congresos.

[Continuará].

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: