LA VISITA DEL CONSEJERO JAVIER VELASCO A LA CIUDAD DE HUESCA.

 

El pasado miércoles, día 19 de mayo, vino a Huesca el Consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, don Javier Velasco. Venía con un objetivo muy concreto: Visitar aquellas obras en las que él tuvo algo que ver como Consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Vivienda, que fue en el período 1999/2007, y que no había visto terminadas. Quería recorrer y reflexionar sobre la transformación urbanística de la ciudad de Huesca en la última década. Llegó a las 13:30 horas y se fue a las 20:30 horas de dicho día.

Entrando en el restaurante

Como se puede comprender conocí a Javier Velasco en los años ochenta y noventa del siglo pasado. En su día fue Concejal de Urbanismo y posteriormente Alcalde de la ciudad de Teruel. Había oído hablar de él, siempre muy bien, pero cuando realmente comenzamos a tener una relación institucional y personal fue a partir del comienzo de la Legislatura 1999/2003. Javier fue nombrado por el Presidente Iglesias Consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Vivienda y yo fui elegido Alcalde de la ciudad de Huesca el 3 de julio de 1999. ¿Les suena esto último, verdad?.

Muy pronto me di cuenta de una cuestión que resultaba fundamental en el perfil del Consejero Velasco y de su gestión: Conocía muy bien el mundo local, es decir, conocía muy bien la realidad de los Ayuntamientos. Y es que, como ya he dicho, él fue Concejal y Alcalde de la ciudad de Teruel. Podrás pensar querido lector de este blog que este hecho es una mera circunstancia en un currículum vitae. Pues no es así. Muy pronto aprecié en el trato personal que cuando yo quería ir, Javier ya había vuelto. Y es que no sólamente conocía la realidad municipal, es que siempre se ponía en el lugar del Alcalde, comprendía sus problemas y las propuestas que se le hacían, y siempre tenía una respuesta o propuesta en positivo.

Comprendía y apoyaba la actuación municipalista. Y es que el hecho de haber pasado primero por un Ayuntamiento marca para siempre. Esto se nota y se transmite, y hasta se contagia. Dicho esto vaya pues un piropo para el Consejero Velasco: Javier tú también fuiste de alguna manera co-Alcalde de Huesca. ¿Por qué?. Pues porque a veces te comprometiste más allá de lo que se te podía pedir y pusiste sobre la mesa toda tu capacidad de decisión para hacer posible las cosas. Que se sepa.

Comimos en un excelente restaurante oscense, junto a la primera área urbanística que pusimos en pie en el mandato 1999/2003. Invitaba personalmente este Alcalde. La comida transcurrió, como os podéis imaginar, en un ambiente estupendo de camaradería. Con razón un medio de comunicación titulaba, al día siguiente, la visita en “clave de despedida”.

Cierto. Lo que no adivinaba el medio es que también se hacia en clave de bienvenida, porque a la comida asistió también el Primer Teniente de Alcalde, y pronto Alcalde, don Luis Felipe. Me atreveré a decir que puede que el que estuviera más contento en dicha comida fuera precisamente Luis Felipe. Lo conozco desde hace muchos años y sé que él procesa todo este tipo de acontecimientos. Los procesa y los valora, y los tiene siempre muy presentes. Pocas personas como don Luis Felipe que recuerden con tanto detalle y con tanta capacidad de interpretación política hechos de esta naturaleza: Un grupo de políticos veteranos comiendo y hablando de lo divino y de lo humano. Y eso sí, ¡ojo!, con confianza y sin trastienda.

Seguro que muchos de los que puedan leer estas líneas estarán esperando que destripe el contenido de las conversaciones. Pues bien, y para que no haya malos entendidos: Sólo diré cuanto me interese decir. Podría parafrasear a Felipe González, pero últimamente lo hago con demasiada frecuencia. Hay cosas que son para los de casa.

En la zona verde Padre Querbes.

Terminada la comida, iniciamos la visita recorriendo el arco paisajístico que comienza junto al colegio público Juan XXIII y termina en la Avenida Doctor Artero. Nos introdujimos en la zona verde “Padre Querbes”, desembocamos en la Calle María Moliner y andando fuimos hasta la nueva rotonda junto al cuartel de la Policía Local.

Hacia calor y el viento molestaba un poco, pero daba igual. Los elementos de comparación y para la reflexión que se nos ofrecían a un lado y a otro de la Calle Fraga hablaban por sí solos. ¡Qué diferencia!. Poco hay que insistir. Lo diré de una forma muy gráfica: La diferencia está en la mitad, o si se quiere en el doble. Desde la Calle María Moliner se ve con nitidez la enorme diferencia. Lo antiguo, el doble de altura y volumen, prácticamente sin equipamientos. Lo nuevo, la mitad de altura y de edificabilidad, con amplias zonas verdes y con excelentes posibilidades de movilidad y accesibilidad. Lo nuevo, seiscientas treinta viviendas de protección oficial y sobre trescientas veinte de vivienda libre.

¡Cuántas cosas queríamos decir a la vez!. No podíamos hacerlo porque la agenda de la visita no lo permitía. Cuando nos acercábamos a la altura de la Plaza Lérida, el Consejero me recordó: ” ¿Te acuerdas de cuando tiramos la primera nave de Albajar?”. Yo, con una sonrisa taimada, a lo Charles Laughton en Tempestad sobre Washintong, le contesté: “Sí, me acuerdo. Y me acuerdo que hasta le enviamos en un estuche de regalo importante un trozo de cascote de la nave recién comenzada a tirar a mi buen amigo (¿lo puedo decir ya?) Félix Fernández Vizarra”. Y es que luego me di cuenta que el comentario a buen seguro venía sugerido por el monumento a Willy Brandt existente junto al monumento a los represaliados en el campo de exterminio nazi de Mauthausen.

Urbanismo: Observe y compare.

Eran las cinco y media de la tarde y nos encaminamos al centro del Casco Antiguo de la ciudad. Señalaré una cuestión importante: Habíamos pasado por delante de la  ya sí Plaza Tarragona y no habíamos dicho ni una sola palabra sobre la misma. Y es que con qué rapidez hasta nosotros mismos olvidamos las cosas. Con lo que costó sacarla adelante… ¿Os acordáis Sebastián y Merche que en dicho solar (solar que no plaza) hicimos el primer acto electoral de la campaña municipal de 1999?. Seguro que sí.

Continuará…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: