FELIPE GONZÁLEZ, BRILLANTE Y SINCERO.

 

El día de San Jorge, 23 de abril, el Gobierno de Aragón distinguió a tres grandes personalidades: Felipe González y Jacques Delors por su fundamental papel en la incorporación de España en la Unión Europea, y al oscense, el ingeniero don Juan José Arenas, por su importante contribución al mundo de las grandes infraestructuras públicas.

El Presidente González tuvo una extensa intervención que versó sobre la Unión Europea hoy, sus principales objetivos y retos, y especialmente hizo hincapié en las líneas a seguir para que la Unión Europea pueda competir con los grandes (EE UU, China, y los denominados países emergentes) y no sea arrastrada y marginada por los mismos. Estuvo tremendamente brillante y sincero. La verdad que hoy Felipe González sigue arrastrando con su vitalidad y con su conocimiento de la política socioeconómica y geoestratégica. Tuvo una intervención larga y no me cansé en ningún momento de escucharlo.

Me encanta su sinceridad. Como él dice, al no depender ya de nadie, no le importa decir lo que piensa aunque siga pisando callos. Dice lo que piensa y él sabe que los demás queremos que lo diga. Y todo esto a los 68 años de edad. Digo su edad porque la dijo él. Es más, añadió que a él no le jubilaría nadie, que él hacia lo que le daba la gana. Así, así de claro. Tuvo los huevos de decirlo y a ver si otros se van enterando.

Postdata: Ese mismo día, por la noche, actuó en el Auditorio de Huesca esa gran señora de la canción que es María Dolores Pradera. Estuvo excepcional. Cantó sin parar cerca de dos horas, y como siempre nos fascinó a todos. Por cierto, querido lector de este blog, ¿sabes cuántos años tiene María Dolores Pradera?. Ochenta y seis años. Aquí queda dicho para que aprendan también otros muchos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: