¡QUÉ DIFERENCIA, EH?. [A vueltas con el corral].

 

Nada más poner la paja y la leña, las gallinas han cambiado su comportamiento. Existe en el corral una vitalidad contagiosa. Con el hormigón no sabían casi qué hacer. Elementos naturales como la paja y la leña las motivan al extremo de tener un comportamiento colectivo más tranquilo. Es como si hubieran vuelto a su mundo de siempre, a los orígenes de la especie. Muchos de los que las vemos, también.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: