HACIENDO AMIG@S.

 

Pocos animales son tan sociables como las gallinas. No hay más que observarlas en su medio habitual. ¿Qué deben pensar cuando el autor de esta fotografía se acerca a diez centímetros de su cresta, introduciendo el objetivo a través de la malla de separación?. Lo cierto es que ni se inmutan. ¿Y qué pensarán los niños y niñas de cinco o seis años de las gallinas a las que se acercan a pocos centímetros de las mismas?. ¿Las habían visto así antes, tan de cerca, al natural, con sus mejores galas?. Seguro que muchos ya no. Y es que esta realidad rural, tan nuestra, se va perdiendo a pasos agigantados…

Nota: Para los curiosos. En la parte superior de la fotografía, en el corral del gallinero, por el exterior, se ve un  gato blanco, plácidamente observando la escena.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: