PROFESIONALES DE CARNE Y HUESO.

 

Estos últimos días he estado rodeado de periodistas. Es una forma de hablar, que no deja de expresar una sensación. Y precisamente por ello voy a hablar del periodismo, pero sin pontificar. Eso ya lo han hecho los profesionales y los alumnos en el recién celebrado Congreso de Periodismo Digital, Huesca 11 y 12 de marzo. Yo voy a lo mío y desde mi perspectiva.

Lo mejor sin duda de estos dos días ha sido la presencia de magníficos profesionales en el Palacio de Congresos de Huesca. He podido hablar un poco con algunos de ellos, y estas breves charlas me han compensado de muchas mediocridades de todo tipo que habitualmente nos rodean. Me gustan y se me ganan los profesionales. Y digo los profesionales, y no los divinos. De hecho huyo de éstos últimos como de la peste.

Huesca. De izquierda a derecha: Javier Pérez, Montserrat Domínguez, detrás José Martí Gómez, Fernando Elboj y Antonio Fraguas "Forges".

Punto y aparte para la aclaración. Alguien pensará que lo dicho no es políticamente correcto en boca de un Alcalde. Pero es que esto es un blog. Como decía yo ayer en la clausura del Congreso, ha llegado el momento de que empiece a cambiar el blog y a introducir en él dimensiones personales que a buen seguro gustarán a unos y disgustarán, como no, principalmente a la caverna.

Creo yo que el común denominador que une  a bastantes de los periodistas veteranos asistentes a este Congreso y con los que he intercambiado impresiones sea el hecho de haber construido buena parte de su carrera profesional en la radio. Por lo menos es la parte que yo más conozco, lo cual tampoco quiere decir demasiado. Por ejemplo, llevo muchos años escuchando las reflexiones de Martí Gómez. No hace mucho seguía a ráfagas a Mara Torres en aquel mundo de la noche que tanto me inquietaba. Ahora, de hecho, a la única periodista que sigo con más asiduidad es a Montserrat Domínguez en A vivir que son dos días de los fines de semana…

Con Forges y Martí Gómez.

¿Que entre Martí Gómez y Mara Torres hay diferencia de años?… no tiene la menor importancia porque para mí casi siempre los profesionales de la radio son voces y seres a desentrañar. Tal es así que escuchando la radio uno puede sacar las conclusiones más peregrinas de los profesionales que hay detrás de las voces. Pondré un ejemplo: Probablemente la mayor sorpresa que me llevé con los periodistas de la radio fue el día que conocí en imagen al hombre del tiempo de la SER, Florenci Rey. Una voz preciosa, de joven de veintitantos años, traducido en imagen a un cuarentón, calvo, con traje y corbata. Me costó su tiempo asimilar la cuestión. Dicen que la famosa Elena Francis de la radio del franquismo era un hombre… Pues bien, supongo que habrá muchos más supuestos que ilustrarían lo que digo.

En general sé poco de las biografías de los hombres y mujeres que trabajan en la radio. Los oigo, me hago un idea de cómo son y por dónde van y con frecuencia me convierto en uno de sus asiduos. Así, nunca había oído hablar de Montserrat Domínguez hasta que se hizo cargo del programa A vivir que son dos días. Pronto me cayó bien. Dispone de un amplio equipo de colaboradores en estudio (aunque luego estén dispersos en los cuatro puntos cardinales del país) y de toda la red de corresponsales de la SER en el Mundo. [Esto del Mundo es una coña, claro está]. Y me gusta con qué naturalidad se dirige a unos y a otras. La tertulia es poderosa: Hablar con frecuencia de economía, de política, de Ciencia y de tantas otras cosas no es fácil, y sobre todo es arriesgado. Me parece muy acertado, valiente y profesional.

Con Montserrat Domínguez y Pérez de Albéniz.

En ocasiones Montserrat se expresa con contundencia, contextualiza cuando es necesario, y siempre está atenta para evitar el desmadre que tanto puede facilitar este tipo de programas de actualidad, sumamente abiertos. No se corta cuando tiene que poner las cosas en su sitio. Es un síntoma evidente de su personalidad. Además Montserrat Domínguez es una mujer que seduce intelectualmente. 

Tanto Mara Torres en la inauguración del Congreso de Periodismo Digital como Montserrat Domínguez en su clausura hicieron una apuesta optimista sobre el futuro del periodismo. No cayeron en los fundamentalismos extremistas de un signo u otro, ni en el de los nostálgicos de la Olivetti, ni en el de los ultra defensores del supuesto periodismo popular en la red. Yo también creo que las cosas van en un sentido más proporcionado y razonable. Una y otra vez se repiten los procesos en el constante e incansable devenir de la realidad.

¿Por qué va a ser el periodismo una excepción?. Mientras los seres humanos seamos lo que somos el futuro es siempre una gran síntesis de lo nuevo y de la experiencia. La cuestión está en que lo que desaparece es siempre lo secundario y lo que permanece es el gran común denominador de los principios y objetivos de los colectivos humanos, que ésos, se diga lo que se diga, permanecen en gran medida inalterables. Eso sí, hay que esforzarse, y mucho, por conocer el pasado. Hay mucho listo que se cree que vale con mirar sólo hacia el futuro, sin más. Es éste un error grave que con frecuencia trae consecuencias dramáticas.

En el Congreso tuve ocasión de hablar bastante con Camino Ibarz, Presidenta de la Asociación de la Prensa Aragonesa, y con Javier Rioyo, con el que repetiré este próximo lunes en Madrid, en un estreno documental sobre Pepín Bello. Y qué decir de Antonio Fraguas, pero éste lo dejo para otro post. Y a otros periodistas aragoneses y locales de los que tengo una excelente opinión. De los demás, ya sabes querido lector de este blog lo que dije en el prólogo de senderos de asfalto.

 

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: