APROBADOS LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO EN EL SENADO.

 

Ayer por la tarde aprobábamos en el Senado los Presupuestos Generales del Estado. O casi. En su vuelta a la Cámara Baja, los compañeros Diputados habrán de hacer algunas pequeñas modificaciones. Pequeñas. Y ya definitivamente se habrá superado una de las mayores incertidumbres políticas del presente curso político. Se recordará que a comienzos del pasado mes de septiembre hice un pequeño bosquejo de los que habrían de ser los principales acontecimientos políticos del actual curso político y destacaba esta cuestión: La aprobación o no de los Presupuestos Generales del Estado.

Hoy algunos medios de comunicación resaltaban este hecho: No sólo que se hayan aprobado los Presupuestos del Estado para el próximo año 2010, sino que se han aprobado con un mayor número de acuerdos que en otras ocasiones con el conjunto del arco parlamentario. De hecho, en el Senado tan sólo han sido dos los partidos que se han opuesto literalmente a los Presupuestos presentados por el Gobierno de la Nación Española: El Partido Popular y Convergencia y Unió. Los demás, todos, han llegado a acuerdos con el Grupo Socialista y han votado conjuntamente. Tanto el Partido Popular como Convergencia y Unió han manifestado su radical oposición primero con los vetos a la totalidad y,  posteriormente con respecto a todos y cada uno de los grandes, medianos y pequeños apartados de esta principal Ley.

Los Presupuestos Generales del Estado para el año 2010 son los Presupuestos de la gran crisis financiera y económico social que atravesamos. La totalidad de dicho documento está condicionado por la crisis: Bien sea porque se incrementan sensiblemente determinadas partidas de carácter social para atender a los que más se están viendo afectados por la crisis, o bien, porque la reducción de los ingresos y el incremento del gasto público necesariamente obligan a disminuir las cuantías de otras partidas por otros conceptos.

Esto se llama priorizar, y por supuesto tener en cuenta a quienes más lo necesitan. Eso sí: La crisis no permite incrementar el gasto público de forma ilimitada, todo el mundo sabemos que eso es así, se diga lo que se diga desde las tribunas de opinión. Y de igual manera no queda otra fórmula inevitable y necesaria que la de implantar un sistema tributario solidario, en el que todo el que pueda ayude a afrontar los gastos de las políticas sociales.

La lectura y el análisis de las actas de los debates de los Presupuestos Generales del Estado ponen de manifiesto las constantes contradicciones de los partidos políticos conservadores a la hora de hacer sus planteamientos. Se oponen a los Presupuestos porque dicen que incrementan de forma inaceptable el gasto público y la deuda pública, y en cambio exigen importantes ayudas para las empresas y la lucha contra el paro, así como para cualquier otro concepto que no sea de los que le sirven para hacer la crítica política cotidiana. Hablan incansablemente del paro y de los parados, pero se oponen constantemente, por una cuestión o por otra, a las políticas sociales desarrolladas por el Gobierno y contenidas en los Presupuestos.

En definitiva, denuncian los problemas a la vez que defienden la reducción de ingresos. Defienden la reducción de ingresos y reclaman más gastos.

Y para terminar diré que será bueno que se le reconozca al Gobierno de la Nación, y en especial al Partido Socialista, su decisión, esfuerzo y habilidad para alcanzar un amplio apoyo parlamentario. Muchas veces desde los medios de comunicación se ha venido insistiendo en la fragilidad y, a veces, en la soledad, del Grupo Socialista en las Cortes Generales. En cualquier caso, en esta importantísima ocasión no ha sido así. También es justo y conveniente reconocer la actitud positiva de los demás grupos políticos que han hecho posible el acuerdo.

Huesca, 17 de diciembre 2009

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: