REENCONTRÁNDOSE CON EL PASADO.

 

Lo oí contar múltiples veces de niño. En la ciudad de Huesca eran muchas las personas que le tenían pánico al denominado Ángel de la Muerte. Contaban que en aquella casa frente a la cual se detenía el paso del Ángel de la Muerte fallecía alguna persona. Fue tal el miedo colectivo, que la Organización de la Procesión de la Semana Santa decidió que no saliera dicho paso.

El paso dejó de salir y con el tiempo desapareció. Cuando se preguntaba por él, nadie sabía dar señal alguna. Más de uno lo dio por perdido, supuso incluso que habría sido destruido. Pero no era así. Hace algunos años, responsables de la Archicofradía de la Vera Cruz de Huesca fueron tirando del hilo de las pistas que algunos mayores oscenses fueron describiendo hasta ir reconstruyendo el conjunto. Un elemento clave para la reconstrucción fueron las fotografías existentes, de tal manera que lo que parece ser que se ha perdido irremediablemente ha podido ser repuesto gracias a dicho material gráfico.

Sabía de este empeño de la Archicofradía, pero no lo había visto terminado. Fue el otro día, en la Exposición de todo el conjunto de pasos y materiales que constituyen el conjunto procesional oscense, cuando tuve ocasión de reencontrarme con él. La exposición se hizo en la sala multiusos del Palacio de Congresos de Huesca. Fue todo un acierto.

Si he de decir la verdad, no me sobrecogió el Ángel de la Muerte. De niño, en los relatos de mi familia, su presencia -que nunca vi- sí me impresionaba, sobretodo por la convicción que ponían cuantos narraban los pasajes de esta historia. En las conversaciones durante la Semana Santa de los años cincuenta del siglo pasado se daba por hecho que todo era cierto, y se contaba con abundancia de detalles, incluidas  las consecuencias de la fatal parada del Ángel de la Muerte en su avanzar por las calles de Huesca.

Quise, no sé porqué, que me hicieran una fotografía ante el recuperado y restaurado paso. Para los más mayores seguro que es una forma de bucear en la memoria y una forma personal e intransferible de reencuentro.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: