ESPAÑA ENFILA LA SALIDA DE LA RECESIÓN.

 

La opción de que el PIB vuelva a crecer en el tramo final del año gana terreno en las previsiones – Los expertos destacan la evolución del sector exterior.

La peor recesión de la economía española en medio siglo está a punto de escribir su último capítulo. Los economistas suelen declarar el fin de esta fase destructiva cuando el crecimiento económico reaparece, un punto de inflexión que rastrean en la variación trimestral del PIB. Tras año y medio en números rojos, la idea de que la economía española puede adelantar la salida de la recesión al cuarto trimestre de 2009 gana adeptos día a día.

España, lastrada por su dependencia del sector inmobiliario y del crédito, ha sufrido con dureza el embate de la crisis. El desplome de la actividad -el descenso interanual del PIB rondará el 3,6% en 2009- es menos intenso que en otros países avanzados, pero la recesión ha sido más larga: EE UU y la zona euro salieron en el tercer trimestre, tras acumular un año en números rojos. Y la huella, más profunda: la tasa de paro se ha disparado (casi el 18%) y se augura un crecimiento muy débil para los próximos años.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, patinó al augurar que España saldría de la recesión al mismo tiempo que otros países europeos. Para los expertos, sin embargo, no está tan claro que Zapatero volviera a pecar de optimismo cuando vaticinó hace un mes que la recuperación comenzará “a finales de este año o principios de 2010”.

Que la caída del PIB en el tercer trimestre fuera mucho más suave (un 0,3% menos que en el segundo trimestre) abrió la discusión. Y los primeros datos de octubre y noviembre, mejores de lo esperado en áreas tan diversas como la producción industrial, la confianza de los consumidores, las pernoctaciones hoteleras o la matriculación de vehículos, la han encendido. Si se recuerda que en mayo la Comisión Europea creía que España no saldría de la recesión hasta 2011, el cambio es radical. “Es un lugar común entre los que hacemos previsiones que la recesión acaba siendo más profunda de lo que anticipamos. Y la recuperación, más rápida de lo que se preveía”, ironiza Ángel Laborda, director de Coyuntura de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas).

“Todas las estadísticas que se han publicado en los últimos días van en la buena dirección”, añade Laborda, quien considera “más probable” que la salida de la recesión se produzca “en el primer trimestre de 2010”. José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, es de los que opinan que el PIB arrojará una tasa intertrimestral positiva ya en el tramo final de 2009. “La inercia de recuperación es muy intensa”, afirma Díez, quien confía en el impulso del sector exterior: “Las exportaciones han caído menos que las europeas, se han recuperado antes, comenzaron a crecer en marzo, y con mayor intensidad”.

El sector exterior es el eslabón de enganche a la recuperación de otros países avanzados, que ya ha empezado: sólo la semana pasada, el Banco Central Europeo elevó del 0,2% al 0,8% el crecimiento del PIB de la zona euro para el próximo año. Y el Bundesbank aventuró que el PIB alemán aumentará un 1,6%, cuando en verano apuntaba al estancamiento.

Si la inmensa mayoría de los expertos fracasó al pronosticar la dureza de la recesión, hay también quien se pasa de frenada por querer ser el primero en decir que se acabó. Goldman Sachs aseguró en octubre que la economía española ya había salido de la recesión en el tercer trimestre, una previsión que el Instituto Nacional de Estadística (INE) echó por tierra poco después. Ahora es otro banco estadounidense, Citigroup, el que pronostica que la economía española volverá a crecer en el tramo final de 2009.

Es una opinión que se empieza a extender también entre los analistas españoles. “En cualquier momento podríamos observar tasas intertrimestrales positivas de crecimiento”, avanzó Rafael Domenech, economista jefe para España de BBVA, en la presentación del último informe de la entidad. Miguel Boyer, ex ministro de Economía socialista, se alineó el pasado jueves con los que adelantan la salida de la recesión al cuarto trimestre.

La reciente estadística de paro registrado echa más leña al fuego de la recuperación: si se corrigen los efectos estacionales, el número de parados se redujo (unos 9.000 desempleados menos) en noviembre. “Es un dato insólito, no el inicio de una tendencia”, afirma Laborda. El director de coyuntura de Funcas opone que el efecto en el empleo de las obras municipales subvencionadas por el Plan E del Gobierno será menor en el cuarto trimestre.

Las estimaciones sobre la cercanía del cambio de tendencia polarizan la opinión de los expertos. Hay quien sostiene, como el economista jefe de Intermoney, que la recuperación ya está aquí y que una recaída “es muy poco probable, sólo otro nuevo pánico financiero podría provocarla”. Hay otros expertos, como los del Instituto Flores de Lemus (adscrito a la Universidad Carlos III), que pronostican una salida en falso, una efímera recuperación en el cuarto trimestre para volver a tasas negativas en la primera mitad de 2010. Y servicios de estudios como los de Caixa Catalunya o Caja Madrid esperarán a recabar más datos para revisar su último vaticinio, que situaba el fin de la recesión en la primera mitad de 2010.

Y hay también quien acaba de actualizar sus estimaciones con un resultado opuesto. Es el caso del Centro de Predicción Económica (Ceprede), de la Universidad Autónoma de Madrid, que fija el extremo pesimista de las previsiones. Su último informe, recién publicado, “revisa a la baja las expectativas de crecimiento a corto plazo”. Y prolonga la recesión hasta el tercer trimestre de 2010.

“La recuperación del consumo en 2010 será lenta”, indica Juan José Méndez, director de estudios de Ceprede, que también desconfía de la aportación real del sector exterior. “Los analistas europeos nos auguran un periodo más largo de recuperación porque no ven claro cuál será el motor”, añade. Es una opinión a tener en cuenta, aunque marque un extremo: entre la decena de expertos que consultó este periódico en noviembre de 2008, sólo Ceprede pronosticó que la recesión se extendería al menos año y medio.

Los datos que quedan por salir del cuarto trimestre (varios de noviembre y todos los de diciembre) serán determinantes para dar la razón a unos y otros. Pero, cosas de la estadística, habrá que esperar al veredicto del Banco de España a finales de enero, y a la confirmación del INE, para saber si la recesión llegó a su fin en 2009.

[CITA. EL PAÍS. Economía. 08.12.09]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: