EL BARRANCO DE LA ALFÓNDIGA, UNO DE LOS BARRANCOS QUE SURCAN LAS PROXIMIDADES DE LA CIUDAD DE HUESCA.

Conozco el Barranco de la Alfóndiga desde mi más tierna infancia. Pisé y traspasé infinidad de veces su cauce, casi siempre seco. Lo asocio a un importante número de recuerdos personales. Justamente le pierdo la cuenta a partir de los tiempos en que se canaliza, cubriéndolo a lo largo de 1.160 metros. Nos hemos reencontrado hace bien poco.

Huesca. Barranco de la Alfóndiga. Comienzo de su cubrimiento. En la boca.

El Barranco de la Alfóndiga nace al norte de la ciudad, entre las actuales áreas industriales 12 y 13, colindando con la denominada Variante Norte, tramo carretero que ha descongestionado de forma sustancial a la ciudad de Huesca de tráfico.

Huesca. Barranco de la Alfóndiga, entre las áreas industriales 12 y 13.

El Barranco de la Alfóndiga se conforma al norte del llamado Polígono del SEPES. El norte de la ciudad de Huesca está plagado de un buen número de barrancos, muchos más bien barranqueras. Dichos barrancos surcan tierras esencialmente arcillosas y están recubiertos de una masa vegetal compuesta principalmente por aliagas, ontinas, plantas aromáticas (romero, por ejemplo),… Cuando llueve con fuerza estos barrancos arrastran todo tipo de materiales. Hay que tener en cuenta que en los últimos tiempos se han construido muchas naves industriales, se han removido toneladas de tierra y parte de esa tierra es arrastrada por dichos barrancos. En la próxima fotografía se aprecia con claridad la parte norte del Polígono Industrial SEPES.

A lo largo de los años el interior del Barranco de la Alfóndiga, cubierto a lo largo de 1.160 metros, se ha ido rellenando de todo tipo de materiales y hoy es necesario hacer una limpieza en profundidad. De no ser así, se puede llegar a una situación límite de obstrucción.

Huesca. Norte del Polígono SEPES. Boca del Barranco de la Alfóndiga.

Al sur del mencionado polígono, y tras atravesar la Avenida Ramón y Cajal (conocida como Carretera de Barbastro por la mayoría de los oscenses), el Barranco de la Alfóndiga, como si del Guadiana se tratara, reaparece a cielo descubierto.

La fotografía anterior engaña. Cuando se ve el conjunto, la boca-sur del Barranco y el cauce subsiguiente se aprecia con nitidez cómo los niveles de la boca y del cauce se han invertido, de tal manera que el cauce está sensiblemente más alto. Se debe a la enorme cantidad de lodos, barros, tierras y restos diversos que el Barranco ha arrastrado y vomitado al llegar a cielo raso. Esta es una situación anómala que hay que corregir. La fotografía siguiente lo reproduce con toda claridad.

Huesca. Barranco de la Alfóndiga. Cauce relleno de gran cantidad de tierra.

Dicho todo lo anterior, y en resumen, lo que hay que hacer con este Barranco se resume en las siguientes actuaciones:

1.- Zona cubierta (A): Limpieza. El Barranco está relleno de materiales en sus 2/3 partes de capacidad.

2.- Zona cubierta (B): Construcción de respiraderos en la estructura hormigonada y construcción de sumideros operativos que permitan penetrar en el Barranco cubierto cada un número determinado de metros.

3.- Zona al descubierto (entre la Avenida Ramón y Cajal y el Camino del Molino Bajo): Limpieza general y protección de las orillas. No hormigonar.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: