LA BASE DE UNA BUENA PELÍCULA RESIDE EN UN BUEN GUIÓN Y EN UNOS BUENOS DIÁLOGOS.

Hoy cada vez se olvida más este principio básico del mundo del cine. sin un buen guión y unos buenos diálogos imposible hacer una película como Dios manda. Antes lo sabían todos los que se dedicaban al cine. Hoy es muy difícil encontrar un diálogo creíble e inteligente. Lo que sí abunda es lo pretencioso o las vulgaridades descerebradas. Para eso es mejor volver al cine mudo.

R. Lardner, guionista

Una sola pincelada, sin más: “Producción, ‘La mujer del año’ (Woman of the year), de George Stevens. Atención: En blanco y negro… Katharine Hepburn y Spencer Tracy van en un taxi. Se besan. En un potente claroscuro, la acción sugiere muchísimo más que lo que muestra. El taxi ha  llegado a su destino, el taxista observa complaciente a la pareja. Es un cándido voyeur. El taxista se dirige a Tracy y le dice en tono de complicidad: “Bonita noche”. El periodista deportivo le replica: “Dígamelo a mí”.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: