DEMOLICIÓN DE LAS INSTALACIONES DE LA ANTIGUA EMPRESA ALVISA.

 

En la gestión de las ciudades hay momentos de una especial significación por razones muy diferentes. En el día de ayer aprobamos la demolición de las instalaciones de la antigua fábrica ALVISA, desde hace unos pocos años PRAINSA, situada al norte de la ciudad de Huesca.

ALVISA

Primer plano: Colegio San Vicente, Universidad. Centro: Río Isuela. Centro-izquierda: Instalaciones antigua ALVISA. Cerro de Las Mártires. Fondo: Polígonos industriales.

ALVISA era (sigue siéndolo en otra ubicación) una empresa de fabricación de grandes elementos estructurales para la construcción, y en especial de las grandes infraestructuras. Era muy frecuente tropezarse por las carreteras con aquellas grandes vigas que eran trasladadas a puntos muy diversos. Eran símbolos de modernidad.

Aquella empresa se ubicó (año 1951) al norte de la ciudad de Huesca, prácticamente encima del río Isuela. Si bien la creación de la empresa fue un momento importante desde la perspectiva de la actividad empresarial y del empleo, no lo fue la zona exacta de su colocación. Fue un error. Entonces no se tuvo visión de crecimiento de la ciudad, ni de crecimiento ni de imagen de la ciudad. No se pensó en el futuro. La empresa, dada sus características y tipología de producción, se debió instalar sensiblemente más alejada.

ALVISA.

Huesca. Antigua empresa ALVISA, hoy empresa PRAINSA.

Hoy, a comienzos del siglo XXI, estamos tomando decisiones que permitan transformar todo el norte de la ciudad, de allí la significación que tiene para mí la autorización para la demolición de las antiguas naves. Tal es así que en parte del espacio resultante se van a desarrollar equipamientos universitarios y vamos a erradicar el chabolismo del entorno. El nuevo paisaje urbanístico transformará gran parte de esta zona norte de la ciudad, tan enormemente deteriorada. Su rehabilitación medioambiental va a ser completa.

Hay procesos urbanísticos que llevan bastante tiempo el conducirlos y desarrollarlos. En estos momentos, el proyecto de generación de una nueva zona industrial y de servicios va a estar visiblemente en marcha con el proceso de derribo de las instalaciones de la antigua empresa. El tiempo administrativo ha sido largo; el día, espero que pronto, que las máquinas comiencen la demolición  se dará paso a una nueva etapa que los oscenses tendremos ocasión de visualizar con expectación.

Y es que cuando llegan las máquinas parece que la realidad se hace más verdad. A mí me gusta decir que la Política donde mejor traduce su verdad y se constata es en las obras. Es donde nos hacemos más creíbles. En general. [De la mentira, por qué hablar en un momento de satisfacción como éste].

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: