PASCUAL MARAGALL: “EL ALZHEIMER BORRA LA MEMORIA, NO LOS SENTIMIENTOS”.

 

El País Semanal del pasado domingo 25 de octubre reproduce un reportaje sobre Pascual Maragall, hecho por Juan José Millás. Pascual Maragall está enfermo de Alzheimer. Hizo pública su enfermedad hace dos años, en octubre del año 2007. Millás hace un estupendo reportaje de su convivencia con el político catalán durante unos días. Obviamente le preocupa, yo diría que le obsesiona, en qué momentos Maragall está aquí, y cuando se halla en la trastienda. El concepto trastienda lo utiliza el propio Juan José Millás.

Millás comenta al final de su relato que ante la permanente duda, llega un momento en el que ya no le “importaba saber desde que lado hablaba Maragall (si había dos lados), pues ya no le interesaba el Alzheimer de Maragall, sino Maragall, un personaje cuya compañía creaba adicción, cuya seguridad desbordaba, cuya vitalidad provocaba envidia”.

Pascual Maragall junto a su mujer, Diana Garrigosa

Pascual Maragall junto a su mujer, Diana Garrigosa

Maragalll muestra, según Millás, un ritmo vital (frenético), lo cual hace que no huya a la “trastienda de su cabeza”. Pero no siempre es así. Cuenta Millás que “sucedió que un nieto le leyó delante de nosotros un cuento que acababa de escribir. A Maragall le gustó y felicitó al niño. Pero a los cinco minutos, como el cuento continuara encima de la mesa, pidió a su nieto que se lo leyera. – Pero si te lo acabo de leer -, dijo el pequeño. Entonces Maragall se retiró desconcertado a la trastienda y cambió de conversación”.

Millás cuenta que la gente le tiene  a Maragall un gran cariño, que le saludan por la calle con frecuencia y esto se lo hace ver al ex-Alcalde de Barcelona y a su vez  ex- Presidente de la Generalitat Catalana. Pascual Maragall con una evidente clarividencia le replica: “´Tú me coges en un momento de mi vida en el que soy  ex. Ser  ex es cojonudo. Si estás en ejercicio, la gente te odia, te ama o te teme. Si eres  ex, eres adorable porque no tienes poder. Además, en mi caso, yo les recuerdo a muchas personas su juventud, sus mejores momentos, que coincidieron con la época de los Juegos Olímpicos“. 

Una de esas personas, que fue escolta de Maragall cuando era Presidente, también considera que aquella fue la época más feliz de su vida “porque cada día era distinto”. Dicho escolta, hoy Mosso d’ Escuadra, recuerda con auténtica satisfacción que con Maragall “nunca sabían lo que iba a hacer, ya que el Presidente no respetaba las agendas”.

Millás considera que toda la obra de Pascual Maragall fue producto de un “delirio“. Especifica: “Es cierto que para que un delirio se lleve a cabo es preciso añadirle planificación, racionalidad, talento práctico, recursos humanos y económicos,… pero si no hay delirio (el delirio es el alma) todo lo demás es pura exterioridad”. A lo que añade: “La diferencia entre el político ‘delirante‘ y el pragmático es la que va de Maragall a Gallardón”.

De Maragall, pues, según Millás, habría que decir que además de eficaz, fue un gestor insólito.

La misma tarde que lo sucedido con el nieto y el cuento, Millás le había preguntado a Maragall qué sentía al pertenecer a una saga familiar tan particular como la suya. La contestación de Maragall fue: ” -Al final, te olvidas- dijo”.

Pascual Maragall procede de una saga entre cuyos miembros podemos encontrar empresarios, políticos, deportistas, pintores, escultores y escritores. Pascual Maragall es nieto del poeta Joan Maragall, hijo de Jordi Maragall, que fue Senador (coincidí con él en las Legislaturas de 1982 a 1989), y hermano del actual Consejero de Educación del Gobierno de la Generalitat Catalana, Ernest Maragall… Son ocho hermanos. Está casado con Diana Garrigosa.

[El País Semanal. Reportaje a Pascual Maragall, por Juan José Millás. 25.10.09]

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: