UNÁMONOS PENSANDO Y HACIENDO NUESTRO LO QUE OSCAR PÉREZ QUISO TANTO.

 

En el post que escribí hace unos días le deseaba a Oscar Pérez y al Club Peña Guara la mayor de las suertes para terminar bien el rescate. Ayer, día 16 de agosto, el Club tomó la decisión de suspender el operativo que durante días habían puesto en marcha. Las razones las sabemos todos y no es cuestión de insistir en ellas.

Oscar conocía la Montaña

Oscar conocía la Montaña. Oscar es la Montaña.

Ahora es el tiempo de la serenidad, el tiempo de arropar a la familia y a los amigos, el tiempo de identificarse con Peña Guara y, en especial, con cuantos están al frente del Club. Éste es el tiempo de las convicciones, del respeto a las mismas, el tiempo del cariño y de la admiración hacia los grandes.

Oscar conocía las Leyes de la Montaña. Era y siempre será un montañero, y en cuanto tal, seguro que muchas veces había hablado, debatido, y por supuesto, pensado, en su intimidad, en lo que le podía suceder en las cumbres de esos grandes gigantes, de esos impresionantes sistemas montañosos. Seguro que lo tenía muy presente.

Los responsables del rescate lo han intentado todo, han hecho lo que estaba en sus manos. A partir de allí, nos sumergimos en el campo de los dilemas morales.

Llegados a este punto, demostremos toda la serenidad de la que seamos capaces y unámonos pensando y haciendo nuestro lo que Oscar quiso tanto. Con Oscar, su familia, sus amigos y todos los montañeros.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: