DANIEL RADCLIFFE PLANIFICA ADMIRABLEMENTE SU FUTURO COMO ACTOR Y PERSONA.

 

DanielRadcliffe1Al margen de si a uno le gusta o no la saga de Harry Potter y lo que pueda pensar de su principal protagonista, lo que no se le podrá negar a Daniel Radcliffe es su capacidad para prevenir y planificar su futuro como actor (y se sobreentiende también como persona). Paralelamente a la saga mencionada, ocho películas, Radcliffe está haciendo una carrera cinematográfica que podríamos considerar de alternartiva.

daniel-radcliffe2Prevenir para evitar el total encasillamiento con el personaje y con una poderosa serie de películas que pueden anular al más pintado, a su pesar. Máxime si por su físico, probablemente muy adecuado al personaje, pero que en la realidad de carne y hueso la evolución física y estética de Daniel Radcliffe es más complicada.

Cuando uno observa con detención al Daniel del año 1999, un niño de 10 años, le aprecia un físico que por sus características es difícil que evolucione y se transforme físicamente al ritmo y con las características habituales de la mayoría de los adolescentes. La mayoría de los jóvenes evolucionan físicamente de forma poderosa entre los 13-14 años y los 17-18 años, experimentando un cambio importante, pasando ya a ser personas jóvenes con un físico ya constituido. Sin embargo, en el caso de Radcliffe, el problema en este sentido han sido y son la pervivencia de rasgos claramente adolescentes, que dificultan la configuración de un físico joven que le permita interpretar de forma creíble todo tipo de personajes.

Harry PotterCreo que Daniel Radcliffe se dio pronto cuenta de este inconveniente, problemático especialmente en un actor, y mucho más, como en su caso, si ha tenido la suerte (esperemos que no la desgracia) de haber interpretado de forma continuada, en un tiempo récord, ocho veces al mismo personaje. En un caso de estas características y con un actor sometido a un proceso de transformación psicofísica tan importante como éste, los riesgos de cara al futuro eran todos. Por eso es especialmente significativa, y admirable, el gran esfuerzo de previsión para evitar no sólo el encasillamiento en un personaje concreto, sino, de cara al futuro, la posible gran limitación de opciones como actor. Dicho esto, se debe recordar que los padres de Daniel Radcliffe pertenecen al mundo de la producción cinematográfica: Su madre es agente de casting y el padre es agente literario, hecho éste que sin lugar a dudas han servido a Daniel Radcliffe de excelentes asesores, así como de gestores económicos de los ingresos del actor a través de la empresa Gilmore Jacobs. 

D. R.D. RadcliffeCuando se estudian detenidamente los cientos y cientos de fotografías publicadas en la red de Daniel Radcliffe, una de las cosas que se observa es su constante querencia a trasvestirse, transformarse, completarse,… en una palabra, en el buscar nuevos aspectos, nuevas imágenes, nuevas posibilidades. Consciente o no, creo que en ese constante cambio, para mí una constante búsqueda, está el deseo (muy positivo, que admiro y valoro) por conducir su futuro, por generar pluralidad de imágenes a su servicio, a su baúl de opciones de actor, de opciones de personaje,… la pelea valiente frente al encasillamiento. No se olvide el esfuerzo físico de Radcliffe (se sobreentiende esencialmente en gimnasio) para adaptar su cuerpo a esa tipología de personajes que busca, y compensar la debilidad de sus rasgos de su rostro.

Daniel R. (2)Daniel R. (1)Daniel R.mcdowell[1]He hablado de valentía en Daniel Radcliffe a la hora de realizar, paralelamente a las producciones de Harry Potter, otras películas, otros proyectos,… Y en este sentido debo subrayar el papel inteligente y previsor de sus padres, ayudando a construir más que el presente, el futuro de su hijo como actor, y no se olvide, como persona. Estamos hablando de gentes que han apostado todo a una carta, al mundo de la creación y, especialmente, del espectáculo, de la farándula si lo prefiere así mi querido lector de este blog, de los cómicos en versión de ese extraordinario cascarrabias que fue y que es Fernando Fernán Gómez. Como actor y como persona. Quienes nos gusta leer y seguir este mundo de los cómicos sabemos muy bien, porque hemos leído y conocido muchas historias de juguetes rotos, que con gran frecuencia el fracaso actoral va acompañado de un tremendo fracaso  como persona… Radcliffe da la impresión de que busca sin cesar, lo cual es conveniente y pone de manifiesto que en este joven actor hay mucha más inteligencia de la que pueda parecer. Busca sin cesar. ¿Busca seguir los pasos de Malcom McDowell?. Es una simple suposición, pero no me extrañaría.

Radcliffe en Equus.

Radcliffe en Equus.

Pero en ese proceso de previsión indicado, Daniel Radcliffe fue mucho más allá de lo esperado y, como se suele decir, se tiró a la piscina sin agua. Y a pesar de ello le ha salido bien. Me refiero a su intervención en el montaje teatral Equus, en el año 2007. [Téngase en cuenta que la previsión para el acabado de la saga Harry Potter llega hasta el año 2011, un total de ocho películas]. El riesgo era evidente, pero la apuesta era valiente, no temía la polémica y confiaba en que el cariño y la admiración general por el actor intérprete de Harry Potter fueran la componente esencial del triunfo teatral de Radcliffe. Obviamente, el montaje en sí iba a contar con otros muchos alicientes que compensaran y mantuvieran un alto nivel de calidad del montaje globalmente considerado. Sabía Radcliffe y cuantos apoyaron el montaje y la intervención del actor de Harry Potter que su decisión no iba a dejar indiferente a nadie. Estoy convencido de que  esta decisión fue bien recibida, especialmente por la gente joven, lo cual, tratándose de un actor de 20 años, conllevaba tener en la manga cartas muy especiales.

Estreno de Equus. Final. Saludo.

Estreno de Equus. Final. Saludo.

Me gusta este tipo de gente, luchadora, que apuesta con decisión sabiendo a dónde quiere ir. Esto último es muy importante. Aventurar por aventurar no creo que tenga excesivo futuro. Aventurar con objetivos bien definidos, y más bien queridos, siempre merece la pena. Confesaré que sólo he visto un Harry Potter y medio, y que no he leído ninguna de las novelas… Da igual, para mí Daniel Radcliffe, al menos hoy por hoy, siempre será un actor joven, con cara de niño, que echándole un par, se atrevió a desnudarse en un escenario. Y todo por abrirse y asegurarse camino en su sendero, no sé si también de asfalto.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: