CAMBIO MDE MODELO Y TRANSPORTE SOSTENIBLE. Por José Blanco, Ministro de Fomento.

 

El presidente del Gobierno en el debate sobre el estado de la nación marcó la necesidad de profundizar en el cambio de modelo de crecimiento de la economía española. Este objetivo ya no es sólo nuestra opción de política económica, sino que es un imperativo que debemos acelerar al máximo, para que nuestro país esté en las mejores condiciones de aprovechar la fase de la recuperación. Tenemos que situar la política de infraestructuras y transportes al servicio de esta estrategia.

El impulso a la eficiencia energética y las energías limpias, es el gran reto al que se enfrentan las principales economías del mundo. España debe de llegar a tiempo a esta revolución energética para, por una parte, hacer frente a la mayor amenaza que se cierne sobre nuestro planeta, el cambio climático, y por otra, aprovechar una oportunidad de desarrollo económico que nos permita superar nuestra gran dependencia energética del exterior y desarrollar un nuevo espacio de crecimiento y empleo de alto valor añadido.

El transporte es un gran consumidor de energía, especialmente de energías fósiles. En el periodo 1990-2005, el consumo de energía en transporte aumentó un 77% en España. Hoy, para cubrir las necesidades de movilidad de las personas y las mercancías emitimos el 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

Tenemos que invertir esta tendencia. Por eso nos fijamos como objetivo mejorar la movilidad de las personas y las mercancías, reduciendo el consumo energético, especialmente el de combustibles fósiles. Para ello, vamos a instalar los principios de la economía verde en el ámbito del transporte, potenciando la intermodalidad, haciendo una apuesta fuerte por el ferrocarril y el transporte marítimo e incentivando el uso del transporte público.

El sector del transporte de mercancías ha mostrado su capacidad para dar respuesta a las necesidades de crecimiento de nuestra economía y nuestro propósito es incorporarlo al nuevo modelo de transporte sostenible. Vamos a posibilitar la creación de itinerarios preferentes a través de nuestra infraestructura ferroviaria y promoveremos la intermodalidad con la mejora de los accesos a los nodos logísticos y en especial a los principales puertos. El transporte de mercancías por ferrocarril y marítimo debe de ganar peso para descongestionar nuestra red de carreteras, potenciar el comercio exterior, gastar menos energía y reducir las emisiones.

urbano_gr[1]Otro punto de actuación del nuevo modelo es la movilidad en los ámbitos urbanos y metropolitanos. Tenemos que reducir forzosamente el consumo energético en la movilidad urbana. Esto no sólo será positivo para contener las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que tendrá un impacto muy directo en la calidad de vida en las ciudades, al mejorar la calidad del aire, reducir el nivel de ruido y descongestionar las vías urbanas. Por ello acordaremos planes de sostenibilidad en las áreas metropolitanas con todos los niveles de la Administración implicados. En estos planes coordinaremos las políticas de potenciación del transporte público a través del desarrollo, entre otras, de la red de Cercanías en las grandes ciudades.

El nuevo modelo de crecimiento por el que apuesta el Gobierno es una oportunidad para incrementar los niveles de competitividad y la capacidad innovadora de las empresas del sector de obra civil, concesionarias, transportes, material móvil, ingenierías civiles y medioambientales.

España ya es líder en energías renovables y ahora tenemos la capacidad y las condiciones necesarias para serlo también en el transporte del futuro: el transporte sostenible. Aprovecharemos esta oportunidad.

[CITA. EL PAÍS. España. 03.07.09]

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: