Y HABLAMOS DE TEATRO. CULTURA DE BASE: TALLERES MUNICIPALES DE TEATRO.

 

En los últimos años se ha convertido en una costumbre que el Alcalde clausure la Muestra de Teatro y Danza Joven. Unas breves palabras expresadas en tono coloquial y amigable constituyen el colofón de la Muestra.

En esta ocasión el Alcalde aprovechó el anuncio de la celebración de un congreso sobre el exilio a celebrar en Huesca el próximo otoño, para proponer la siguiente idea: “Javi, ¿estás por allí?”. De entre el público, en las últimas filas del patio de butacas, Javier García levanta la mano. El primer Edil, continúa diciendo: “Hay que aprovechar la celebración del congreso para volver a montar la obra “Ligeros de equipaje”, en el Auditorio del Palacio de Congresos”Ligeros de equipaje es una creación colectiva de Alboroque Teatro a partir de testimonios, poemas, canciones y novelas de los exiliados de la Guerra Civil Española, creación que se representó el pasado sábado día 27 de junio en el Centro Cultural El  Matadero de Huesca. La propuesta fue recogida con un cierto rumor indefinido en el patio de butacas.

Taller de Danza. Obra: Introspección. Dirección: Nuria Bolea Til.

Taller de Danza. Obra: Introspección. Dirección: Nuria Bolea Til.

Rumor que aprovechó el Alcalde para continuar diciendo: “El pasado sábado no estuve en la Muestra; estábamos despidiendo a un gran amigo, José María Arrojo. A un auténtico socialista. José María Arrojo es un filósofo. Jubilado desde hace bastantes años, se ha convertido en una referencia para nosotros los socialistas… Lleva muchos años reflexionando sobre los valores. Para mí ha sido una gran ayuda. Ahora se vuelve con su familia a su Castilla de origen, entre Astorga y Ciudad Rodrigo. Siempre ha estado muy vinculado al mundo de la educación y de la cultura. Se va pero siempre estará con nosotros”.

Y bruscamente cambió de registro de voz y se dirigió a Julio Artero, coordinador de los Talleres Municipales de Teatro. “Para el año que viene continuaremos desarrollando el Punto Joven que se ha iniciado en el Polígono 41, en la Calle Calatayud”. Explicó que este Punto Joven se está construyendo con fondos del Plan E. Que el primer módulo está dedicado a actividades culturales referidas a la música joven, y que el siguiente módulo tendrá como objetivo albergar al teatro aficionado, al teatro de base. Apostilló que el mencionado Punto Joven se debe ejecutar conforme a una concepción global, y que en dicho espacio “los Talleres Municipales de Teatro deben tener su lugar habitual de encuentro y de trabajo”. Julio Artero, en su intervención, había recordado como empezaron los Talleres de Teatro hace dieciocho años, “en unas condiciones muy precarias, prácticamente diseminados en la ciudad, un poco de cualquier manera”. Por ello, el mencionado módulo para ensayos de teatro -subrayó luego el Alcalde- debe propiciar la existencia de un espacio que cohesione a la totalidad de los grupos que conforman los Talleres Municipales.

La propuesta de un espacio de estas características ya la había hecho en años anteriores Jesús Arbués, el impulsor de los Talleres durante muchos años. Preocupado por no extenderse demasiado, dado que el grupo Taller de Danza que dirige Nuria Bolea  Til estaba dispuesto para empezar la obra “Introspección“, concluyó citando a una espectadora que con anterioridad al inicio del acto de clausura se le había dirigido diciéndole que “toda esta actividad teatral no se puede perder“: “Como me ha dicho usted –señalando a la señora– nada de esto se puede perder, y no se perderá. Son muchísimas las personas que durante estos dieciocho años se han involucrado en los Talleres. Las raíces de este Teatro Joven se han extendido por toda la ciudad, han  generado miles de amantes del teatro, de la danza, de la música,… [Señalando al público]: Aquí está la evidencia”.Terminó su parlamento y comenzó la danza. Muestra Teatro. Despedida

Por la noche todos continuamos hablando de teatro. A pesar del cansancio, la inercia hacía que se siguieran exprimiendo los recuerdos, las experiencias, los chascarrillos,… Los había que ya comenzaban a planificar nuevos proyectos. Es inevitable, el teatro crea adicción, una adicción maravillosa. Cuando se ha participado en este tipo de actividades, la querencia se mantiene de por vida.

Cenamos en una terraza de La Corralaza, en la Calle Padre Huesca. Hacía mucho calor, todo el día había hecho mucho calor. En la tarde-noche el cielo se había cubierto de un amenazante manto tormentoso. Y para que todo terminara en un contexto teatral, la tormenta, al igual que en las obras de Tennessee Williams, debía descargar. Lo hizo en parte. Mejor. Así pudimos prolongar la velada resguardados en la entrada del restaurante, tomando el café. Algo nos relajó.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: