CON RAMÓN GIL NOVALES EN LA FERIA DEL LIBRO DE HUESCA.

 

Feria Libro

Habíamos terminado de recorrer las casetas de la Feria del Libro en la ciudad de Huesca. Atardecía y en el Parque Miguel Servet de nuestra ciudad se estaba maravillosamente bien. Era como si el Ayuntamiento hubiera preparado un momento especial. Momento que Ramón Gil Novales subrayó con énfasis al extremo de considerarlo como un destello definidor de la realidad oscense, con la que se siente profundamente identificado. Me lo comentó en varias ocasiones. Necesitaba transmitir que en Huesca se encontraba muy bien.

Terminó el recorrido ferial y llegó el momento de asueto. En el Parque-Bar nos dispusimos a beber algo. Propuse brindar por el libro. En la presentación de la Feria se habían mencionado las nuevas tecnologías y los nuevos modelos de libro, siempre con cierta incertidumbre. Había que brindar por el libro. Y así lo hice. A los que estaban a nuestro alrededor les invité a levantar los vasos para el brindis. Y con solemnidad dije:
                              – ¡ Por el vino ! 

Todos se echaron a reír y yo también al darme cuenta de lo que había dicho. Y es que brindábamos con vino, con vino de la tierra, de la Comarca de la Hoya de Huesca, vino  El Reino de los Mallos. Pedí disculpas y, esta vez sí, brindamos por el libro:
                             – ¡ Por el libro !

Nos despedimos. Era el atardecer y nos estaban esperando en el Colegio San Vicente.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: