EN EL FRAGOR DE LA CAMPAÑA: ENTRE COL Y COL, ALMUERZO.

 

De izquierda a derecha: Lorena, Fernando, Amalia, Marta, Juanjo , Elisabeth, Germán, José Manuel y Luis.

De izquierda a derecha: Lorena, Fernando, Amalia, Marta, Juanjo , Elisabeth, Germán, José Manuel y Luis.

En esta tierra se dice: “Entre col y col, chulla”. Hoy ha sido, almuerzo. Es decir, entre los menesteres institucionales (el Pleno) y los políticos (la campaña de las europeas) nos hemos ido a almorzar.

Ya saben que la sabiduría popular aconseja un buen yantar como mejor vía para hacer las cosas adecuadamente. Joaquín Costa hablaba de la despensa (y por ende, de la cocina). Otros muchos hablan de llenar el estómago. Es imposible que después de un buen plato de judías blancas, a lo cristiano antiguo, o de una buena fritada uno tenga malas ideas. Durante la comida y en la sobremesa uno es proclive a los buenos sentimientos y a las buenas ideas. Dicen que en política es cuando mejor se pacta, y en general, cuando se consiguen más cosas.

Estoy de acuerdo con esta teoría. Yo cuando tengo hambre me siento poco complaciente; por el contrario, después de unos huevos fritos con puntillas y un buen pan me siento dadivoso. Más si van acompañados de un vino tinto joven de la tierra.

Como se puede apreciar por la fotografía, el envite ha sido serio, en pleno corazón de la Huesca Antigua. Y es que, haciéndole caso a una interviniente en el reciente Pleno municipal, nos decidimos a viajar para conocer las alternativas del mundo exterior… Y así lo conseguimos: nos zambullimos en el mundo global de la buena gastronomía y del bien estar.

Terminado el almuerzo, al dueño del establecimiento le regalamos un mechero con las siglas del PSOE. Y es que no debemos olvidar que estamos en campaña electoral, y estos detalles, la experiencia dice, que se agradecen.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: