HACE 100.000 AÑOS SE PRODUJO LA GRAN MIGRACIÓN DE ÁFRICA AL MEDITERRÁNEO A TRAVÉS DE UN RÍO QUE RECORRÍA LAS TIERRAS DE LA ACTUAL LIBIA.

 

Los humanos pudieron superar el Sáhara gracias a un río situado en la costa de  Libia, hoy una de las zonas más desérticas.

Una de las migraciones más importantes para la evolución de las distintas poblaciones humanas se dio hace unos 100.000 años entre la zona subsahariana del continente africano y sus costas mediterráneas. ¿Cómo fueron capaces los habitantes del centro de África de atravesar el desierto –en grandes grupos– para asentarse en el litoral y expandirse tanto por Europa como por Asia? “El camino obvio parece el Nilo”, afirma Anne Osborne,

del Bristol Isotopic Group de la universidad de esa ciudad (en Reino Unido) en la revista PNAS, “pero las evidencias arqueológicas indican que no fue así, que el Nilo no fue el principal conducto de conexión entre esta zona de África y el Mediterráneo”.

Libia es una de las zonas más desérticas, pero no siempre lo fue.

Libia no siempre fue una tierra eminentemente desértica

La pregunta entonces es cómo pudieron traspasar una barrera tan infranqueable como el Sáhara, un lugar en el que puede llegar a haber precipitaciones inferiores al milímetro anual. “El Sáhara ha sido sin duda una de las barreras físicas mayores para el ser humano. Siempre hemos sabido que el clima en esta y otras zonas del planeta ha fluctuado, pero no había evidencias de que se produjese una bonanza que permitiese el paso de tribus por una zona tan hostil”. Un corredor húmedo Esa bonanza se produjo al parecer hace unos 117.000-

130.000 años en la actual Libia. “Hoy en día Libia alberga una de las zonas desérticas más hostiles del planeta” continúa Osborne “pero no siempre fue así. Hemos podido comprobar que en la época antes citada desembocaba un río frente a las costas libias. Y el río conectaba ambas partes, la zona fértil subsahariana y las

prósperas costas mediterráneas”, especifica Osborne. Era lo que se conoce como un corredor húmedo, un lugar

por donde el paso de los hombres era posible. Aunque había evidencias arqueológicas, faltaba encontrar una prueba geológica. “Hay determinados elementos que son más abundantes en el agua dulce que en el agua salada. Lo que hemos hecho es analizar organismos planctónicos y verificar la cantidad de estos compuestos en sus estructuras calcáreas. Pudimos comprobar que en los sedimentos que correspondían a esta época frente a las costas de Libia tenían una elevada concentración de las composiciones propias del agua dulce”.

Por tanto había un río que con el tiempo desapareció, que debió permitir el paso de humanos que luego se dispersarían por el litoral mediterráneo. Pero hay más. Los últimos indicios coinciden en que en esa zona debía de haber dos grandes lagos que probablemente suministraban agua a la zona. Queda así un poco más esclarecida la probable ruta migratoria utilizada para dar el salto desde África hacia Eurasia hace unos 100.000 años.

[CITA. PÚBLICO. Ciencia. 12.01.09]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: