YO APRECIABA MUCHO AL SACERDOTE DON ANTONIO BROTO.

 

Antonio BrotoYo apreciaba mucho al sacerdote Don Antonio Broto. Falleció de repente el pasado miércoles día 6 de mayo, en la propia Plaza de la Catedral-Ayuntamiento. La última vez que lo vi fue el pasado viernes día 1 mayo en la misa de la Basílica de Loreto. Se celebraba el denominado día de los Siete Lugares. Como suele pasar, nada hacía prever que pocos días después un repentino infarto acabaría con su vida.

 Lo conocía desde hace muchos años. Un hombre recto, afable, de discurso clásico y pedagógico, yo diría un profesor con estilo que no adornaba los sermones. Siempre me ha gustado esa forma de ser.

Conmigo era una persona correcta. Nos tropezábamos con frecuencia sobre todo en la Plaza de la Catedral. El saludo no podía ser más cordial. Siempre me acordaré de sus palabras en la misa del día de San Jorge de hace unos años, cuando agradeció la labor del Ayuntamiento en la ciudad de Huesca, sobre todo en su esfuerzo por propiciar la paz social entre todos los oscenses. Esas palabras no las olvidaré nunca.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: