TODOS SOMOS UN MISTERIO, INCLUIDO ALEJANDRO AMENÁBAR.

 

Amenábar da instrucciones a Rachel Weisz

Amenábar da instrucciones a Rachel Weisz

Si la curiosidad vence al desánimo, es porque somos un misterio, usted, yo y el vecino de enfrente, todos somos un misterio. Y así como hay gente aficionada a la contemplación de los paisajes, hay gente – un servidor- aficionada a la observación de los seres humanos, que son un espectáculo increíble, algunos más que otros, claro, y Amenábar se encuentra en la categoría de los más. He aquí un joven al que le ha bastado rodar cuatro películas para alcanzar fama universal; que ha obtenido más premios de los que seguramente guarda en la memoria (entre ellos, un Oscar); que ha conseguido que los inversionistas pusieran en sus manos 50 millones de euros para que hiciera con ellos Ágora, la película que nació la noche de aquel viaje a Ibiza en el que descubrió la Vía Láctea.

[CITA. EL PAÍS. El País Semanal. “Vidas al límite. Alejandro el Grande”, por Juan José Millás. Fragmento. 03.05.09].

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: