“HUESQUITOS Y HUESQUITAS,… BUENAS NOCHES”.

 

Al poco de empezar el espectáculo, Mari Carmen me comentó: “La actriz me recuerda mucho a Giulietta Massina”. Sí, a Giulietta Massina y a todas las actrices que han interpretado en la historia prototipos como el suyo.

Huesca. Centro Cultural Matadero. Los Excéntricos, montaje Rococó Bananas. Fotografia del blog.

Huesca. Centro Cultural Matadero. Los Excéntricos, montaje Rococó Bananas. FotografÍa del blog.

El montaje  de Los Excéntricos, Rococó Bananas, es una síntesis completa de todo el mundo del espectáculo más popular. De los números musicales-callejeros con animales, pasando por el circo de  equilibristas y payasos. De los espectáculos de títeres y marionetas a los de cabaret, y de estos a los musicales en sentido estricto, y porqué no, en algún momento, al cine:  El constante aroma y sabor del cine mudo, y de las películas de los años treinta-cuarenta sobre el cine de espectáculos de varietés. En definitiva, sobre el mundo y la vida de los cómicos.

los-excentricos1El montaje Rococó Bananas  – que  el grupo Los Excéntricos explica el porqué de su elección, tan sólo porque sonaba bien – funcionó perfectamente sobre el escenario del Centro Cultural Matadero. Y funcionó muy bien por una razón principal: Por la extraordinaria preparación y experiencia teatral de los tres actores, dos actores y una actriz.

La preparación de estos tres actores es completa: Actúan, bailan, cantan, tocan composiciones musicales con instrumentos y objetos diversos, son expertos en juegos malabares,… y con una excepcional preparación física. Sólo se pueden simular todo tipo de caídas y de situaciones acrobáticas si se tiene una buena preparación física. Y Los Excéntricos sin lugar a dudas la tienen.

los-excentricos2Además, los cómicos terminan por mimetizarse y convertirse en los propios personajes. Con unos maquillajes expresionistas y excesivos los actores se transforman en personajes de puro cartón. Y así los vemos convertidos a ritmo vertiginoso, en un payaso diabólico, en un vampiro espeluznante, en el bobo más bobo, en caricaturas tiernas y entrañables,… que todos nosotros asumimos con gozo e hilaridad. Muchos fuimos los que terminamos agotados de tanto reír, de tanto someter a la mente y al cuerpo a tanta tensión, que llega un momento que te es casi imposible hasta respirar.

Los Excéntricos fueron implacables con el público durante hora y media, sin parar. Con un mínimo de producción los tres actores se valieron para conseguir muy de sobras sus objetivos. El montaje, Rococó Bananas, nos convirtió en puros títeres animados, nos introdujo en el mundo de la risa sin límites y nos retrotrajo a los tiempos en los que el arte se expresaba con naturalidad, de forma directa, sin sofisticación. Donde todo era a la vez lo más real y lo más surreal, lo más lógico y lo más absurdo, lo más hiper realista y lo más expresionista.

Y aunque Los Excéntricos puedan parecer franceses o italianos, o una mezcla, ellos y ella son catalanes. ¡Excelentes, excelentes!.

Nota: Me dicen que la actriz es francesa. ¡Ya me parecía a mí!.

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: