“¡HEMOS GANADO, HEMOS GANADO,…!”

 

“¡Hemos ganado, hemos ganado,…!” – exclamé tenso y contento a la vez. Los que estaban a mi alrededor, al oír mis palabras, en tono exclamativo me preguntaban: “¿Hemos ganado…?”. Y algún otro salió de la habitación, un despacho pequeño de sede de partido político, repitiendo lo mismo. Eran, no sé con precisión, sobre las ocho y media de la tarde. Por allí.

Era el domingo día 25 de mayo del año 2003. Se estaban celebrando las Elecciones Autonómicas y Locales y ya habían cerrado los colegios electorales.

Desde el año 1982 había tenido ocasión de vivir este tipo de jornadas, bien fuera como candidato o bien como componente de alguna mesa electoral. En general, un día como ese, normalmente me produce una reacción diferente a la que se pueda suponer. Tanto el día de reflexión como el día de las votaciones siempre han sido para mí días de una cierta relajación, de una cierta ausencia. Era como si durante unas horas desconectara y me dedicara tan solo  a esperar, con indiferencia,  los resultados electorales. No desconectaba, pero tampoco me sentía activado por la situación.

Me suele pasar. Cuando el trabajo que he estado realizando durante algún tiempo se acaba, mi reacción es la de encontrar una motivación diferente, un nuevo objetivo en el que concentrarme, al que dedicarle toda mi atención. Por eso hay vecinos que a veces me preguntan: “No le vemos ahora por aquí”. Y es que, por allí, quería decir por un parque, o un Palacio, o una rotonda,… ya terminados. Y una vez hechos me dedicaba a otros menesteres, los que fueran, estando pendientes de ellos hasta que, de igual manera, se acabaran. Y así a otra cosa… Dispongo, por mi forma de ser, de poco tiempo para disfrutar de las cosas. Siempre hay algo nuevo que planificar y/o que resolver.

Y así aquel día 25 de mayo del año 2003, un tanto ausente de la propia dinámica del día, pensaba en cosas que había que seguir haciendo. Alguien se podrá sorprender por estas palabras, pero es que yo ya había hecho todo lo que tenía que hacer en lo que a la dinámica electoral se refería. Ya no quedaba más que esperar y, como estaba convencido de que las cosas iban a ir bien, a lo sumo darle alguna vuelta a cuestiones muy importantes que llevábamos entre manos.

Huesca. Parque Universidad

Huesca. Parque Universidad

No se olvide que era el mes de mayo del año 2003, mes en el que acabábamos de aprobar el Plan General de Ordenación Urbana, que en dicho Plan definíamos como Àrea de Planeamiento Remitido nada más y nada menos que más ocho hectáreas, el espacio comunmente conocido como las Harineras, que teníamos que afrontar la creación de un espacio urbanístico que generara un verdadero Campus Universitario en la ciudad de Huesca,… y muchas cosas más. ¡Qué cerca y a la vez qué lejos me resulta en el tiempo lo que acabo de decir!.

No deja de ser curioso que todas las elecciones locales en las que he participado como candidato a la Alcaldía a la ciudad de Huesca hayan tenido lugar en un tiempo muy próximo, entre finales del mes de mayo y la primera mitad del mes de junio. Así las Elecciones de 1999 , tuvieron lugar el 13 de junio, día de San Antonio de Padua; las Elecciones del 2003, el día 25 de mayo, y las Elecciones del 2007, el día 27 de mayo. Y subrayo esta cuestión porque en el mundo del fútbol, éstas son ya fechas de los denominados Play-of, y por tanto tiempo de grandes emociones y también de grandes tristezas, sobre todo para los que descienden de categoría.

Y aquel día era de emociones fuertes. Como ya he dicho, habían cerrado los colegios electorales, y los partidos políticos, por lo menos algunos de ellos, comprobaban los resultados de las cincuenta primeras papeletas escrutadas en una serie de colegios electorales estratégicamente elegidos. Y los resultados que arrojaban esas cincuenta primeras papeletas, cada responsable encargado en cada partido los remitía  a la sede de su partido.

“¡Hemos ganado, hemos ganado…!”, me dijo emocionada Mari Carmen. Y yo lo repetí: “¡Hemos ganado, hemos ganado…!”. Y otros lo preguntaron y de igual manera lo repitieron. Hasta que alguien dijo: “¡Pero si es muy pronto para saber si hemos ganado…!”. Y yo subrayé: “¡Cómo va a ser pronto, si ya ha terminado el partido, lo acaba de decir Hit Radio!”.

Y era verdad, la Sociedad Deportiva Huesca le había ganado al Mirandés. Y yo por un rato me había olvidado de las Elecciones y había contribuido a crear momentos de confusión en la Sede de Ramón y Cajal. Confusión sí, pero habíamos ganado el primer partido de la liguilla de ascenso a Segunda B.

Sobre las diez de la noche ya era seguro que los socialistas ganábamos las Elecciones al Ayuntamiento de Huesca por mayoría absoluta. En esto no hubo confusión alguna. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: