LA ALCALDESA DE CÓRDOBA, ROSA AGUILAR, Y EL FÚTBOL.

 

Conocí de verdad a Rosa Aguilar en Córdoba. Y digo de verdad porque la conocía antes, de haber coincidido en distintos encuentros institucionales y por haber leído cosas muy variadas sobre ella. En Córdoba la conocí en el mes de junio del 2007, justamente cuando la Sociedad Deportiva Huesca y el Córdoba se enfrentaron en los Play-off para el ascenso a Segunda A. Y fue en el aquel estadio de Córdoba, a medio construir, en el que tuve ocasión de verla y oírla en su ambiente, como líder de un gran momento, un partido de fútbol decisivo para el mencionado ascenso. Rosa Aguilar, Alcaldesa de Córdoba , tenía muy claro que el Córdoba tenía que ascender. Y los 17.000 espectadores presentes en el estadio también. Aquella masa rugía sin cesar, y la Alcaldesa no cesaba de animar a la tribuna, de recibir mensajes de sus allegados, de blandir la bufanda del Córdoba, que mostraba alzándola con los dos brazos estirados, mostrándola incesantemente a los aficionados que se le dirigían, a los periodistas y fotógrafos que le solicitaban el gesto y que ella reiteraba sin cesar.

Rosa Aguilar, Alcaldesa de Córdoba.

Rosa Aguilar, Alcaldesa de Córdoba.

Ella estaba a lo suyo. La media docena de oscenses que estábamos en aquella tribuna aguantábamos el tipo como podíamos, eso sí, con la máxima dignidad. En un momento determinado, como si descubriera que yo estaba sentado allí, a su lado, me dijo: “Comprende Alcalde que nosotros tenemos que ascender de categoría. La ciudad de Córdoba con más de 325.000 habitantes no puede continuar estando en Segunda B”, y enumeró otras ciudades andaluzas cuyos equipos de fútbol militaban en Primera y en Segunda A. “El Córdoba tiene que ascender”.  Puede que éstas fueran las únicas palabras que me dirigiera la Alcaldesa Rosa Aguilar en el resto del partido. Eso sí, en los momentos dramáticamente cruciales de encajar el Huesca los dos goles, y tras un largo y estrepitoso tiempo de incontenible alegría y pasión por parte de los anfitriones, la Alcaldesa se acordaba de que yo estaba sentado a su derecha, impasible, con unas infinitas ganas de revancha, y en ambas ocasiones me apretó el brazo en un gesto de amistad y de comprensión. Para volver la Alcaldesa, de nuevo e incansablemente, a una frenética tensión y comunión multitudinaria con el estadio. No acabó el partido sentada en el palco. Se disculpó en escasos segundos y salió de la tribuna. Me imagino que iría a un determinado punto desde el cual poder disfrutar y participar en la apoteosis final  del triunfo cordobés. Sí señor, como debe ser, como una verdadera Alcaldesa que estaba con su gente.

Me he acordado de Rosa Aguilar, en ese momento y en ese papel, al leer un reportaje que ha publicado en el día de ayer, 21-03-2009, el diario EL PAÍS en su contraportada. Rosa Aguilar, en dicho reportaje, llega a decir: “Mi situación con Izquierda Unida no es cómoda. Izquierda Unida debería salir de su caparazón para abrirse a la ciudadanía, tiene que hacer propuestas donde mucha gente pueda reconocerse”. Y qué razón tiene Rosa Aguilar. Porque el gran riesgo que corremos los partidos políticos es hacer propuestas al margen de lo que la sociedad demanda. Dicho de otra manera, ese es el gran pecado que no se puede cometer en política. Rosa Aguilar subraya lo dicho anteriormente por ella apostillando: “Y hace ya tiempo que la posibilidad de un cambio de verdad en Izquierda Unida está muy en cuarentena”.

Y algún valor y experiencia habrá que reconocerle a Rosa Aguilar cuando desde el año 1999 es Alcaldesa de Córdoba. Qué casualidad, desde el año 1999. Y en coalición con el Partido Socialista. Y le gusta el fútbol, lo valora y lo apoya…

Claro que en la Izquierda todavía hay quien piensa que hoy en día, a comienzos del siglo XXI, el fútbol sigue siendo una completa perversión de la ciudadanía: ¡Un análisis dialéctico perfecto de la realidad de la Europa actual!. Allá ellos.

Postdata: Manifestación de Rosa Aguilar: “Soy buho y no alondra, la noche me encanta”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: