ME TEMO QUE EL GIMNASIO ENGANCHA.

 

Al amanecer, si puedes, mejor.

Al amanecer, si puedes, mejor.

Unas cuantas líneas para expresar a primeras horas de la mañana que esto de hacer actividad física va bien, y lo recomiendo. Por lo menos a mí, aunque son muchos los que me comentan la misma impresión. Es una pena que estos descubrimientos los haga uno a estas alturas, pero más vale tarde que nunca. No lo olvidéis, la clave está en la cabeza, lo demás son cortinas de humo. Me decía una compañera de Consistorio, y amiga, que esto del gimnasio engancha. Y me empiezo a temer que es verdad. Esta mañana me recordaba Alba que en pocos días voy a llevar un año acudiendo al gimnasio. ¡Un año!. Cuando me lo ha dicho no me lo podía creer. Aunque el que no se lo hubiera creído ni farto de vino hubiera sido, si viviera, mi padre. ¡Cómo se me hubiera cachondeado!. Porque, claro, todos llevamos nuestra historia a la espalda, y esa no se borra. Con lo negau que he sido yo siempre para estas cosas y ahora yendo a las siete de la mañana al gimnasio… La vida es así, e incluso es bueno sorprenderse uno a sí mismo. Mientras vaya bien la cabeza… ¡para adelante!. No hay nada escrito y no hay nada mejor que ser corredor de fondo. No te lo pienses dos veces y haz algún tipo de actividad física. No necesariamente hay que hacerla a las siete de la mañana. Hay otras opciones.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: