JAVIER (DE MESES) SALVA A ANDRÉS (DE 7 AÑOS) AL TRANSPLANTARLE CÉLULAS DE SU CORDÓN UMBILICAL.

 

Andrés, con corbata, acompañado de su familia y el médico que le trató.

Andrés, con corbata, acompañado de su familia y el médico que le trató.

Andrés celebró ayer su séptimo cumpleaños y recibió el mejor de los regalos de los médicos. Ya no tendrá que ir cada 15 días al hospital para hacerse una transfusión sanguínea, un tratamiento al que estaba condenado de por vida desde que nació. Andrés, que padecía hasta hace cinco semanas una anemia congénita severa (beta talasemia mayor, una enfermedad hereditaria que mina inexorablemente la salud del paciente para la que no existe cura), ha superado con éxito el transplante de células del cordón umbilical de su hermano Javier, concebido sin la citada enfermedad y con un perfil de compatibilidad idéntico al del hermano enfermo.

Éste es el primer trasplante de estas características que se realiza en el mundo con éxito, dentro del grupo de las anemias congénitas severas incurables, realizado a partir del cordón umbilical de un hermano genéticamente seleccionado.

Los padres de Andrés, Soledad Puertas y Andrés Mariscal, nunca se resignaron a que su hijo fuera un enfermo de por vida. Acogiéndose a la Ley de Reproducción Humana Asistida de 2006 decidieron someterse a un diagnóstico genético preimplantatorio. “Nunca nos hemos sentido culpables de nada ni hemos tenido miedo”, respondió Soledad cuando se le preguntó si había tenido dudas éticas durante el proceso de selección preembrionaria o en la posterior gestación de su hijo Javier.

[CITA. EL PAÍS. “El bebé Javier cura a su hermano de 7 años”. Joaquín Mayordomo. Sevilla. Sección Sociedad. FOTOGRAFÍA. EL PAÍS. EFE. 14.03.2009]

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: