“ESTA CRISIS PUEDE SUPONER EL FIN DEL SISTEMA CAPITALISTA”.

Por Gregorio López COORDINADOR DE ATTAC ESPAÑA.

Gregorio López Sanz es profesor de la Facultad de Económicas de la Universidad de Castilla La Mancha y coordinador de la Comisión de Justicia Fiscal de Attac-España (Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras especulativas y la Acción Ciudadana). Hace unas semanas vino a Zaragoza para participar en una mesa redonda sobre la crisis financiera en la que desgranó las propuestas de su organización. Las teorías keynesianas, la intervención del sector público en el ámbito económico y el final del capitalismo centraron su discurso.

–Así que el mundo asiste al fin del sistema capitalista…

–La próxima cumbre del G 20 es en abril en Londres y este debate volverá a la opinión pública. Lo que está claro es que el capitalismo no puede funcionar creciendo y creciendo siempre, porque eso acarrea problemas sociales y políticos. Al final creemos que el cambio del sistema será más o menos profundo dependiendo de si la crisis sigue endureciéndose, el paro se intensifica o los desempleados pierden el subsidio. Si no es así, los cambios serán más de imagen. Por eso creemos que estamos ante un momento histórico porque la crisis puede significar el final del capitalismo.

–¿Qué le parecen las medidas que han tomado los gobiernos contra la crisis?

–Las primeras medidas que se están tomando en Estados Unidos y la Unión Europea implican una connivencia con quienes han abocado el sistema al precipicio al realizar inversiones arriesgadas. Se ha llegado al extremo de pagar con recursos públicos los multimillonarios quebrantos financieros de una minoría. No es lógico que las entidades no hayan asumido sus pérdidas y que el Estado haya acudido al rescate. En el mercado los beneficios se los apropia privadamente el que invierte y arriesga, pero ahora las pérdidas están siendo soportadas por toda la sociedad. En el 2007 la banca española obtuvo 20.000 millones de euros de beneficios… 

Madrid. Calle Alcalá. Cibeles. Banco de España.

Madrid. Calle Alcalá. Cibeles. Banco de España.

 –¿Tan mal han hecho las cosas algunas firmas financieras?

–El mayor problema ha sido que el crédito se ha difundido de una manera muy alegre a empresas y familias sin valorar todos los riesgos. Los bajos tipos de interés han favorecido el endeudamiento general. Y no solo en EEUU, porque en España también hay hipotecas subprime a la española cuando se conceden préstamos a familias que les implica la mayor parte de sus renta mensual durante 40 o 50 años.

–Desde Attac abogan por establecer una regulación pública sobre la dimensión de las entidades.

–Es un tema muy recurrente. Lo estamos viendo con Unicaja y Caja Castilla La Mancha. En el sector bancario cada vez trabajan menos empresas que ganan mucho más e imponen condiciones a los clientes que hacen dudar que sean de libre competencia. Aquí en España cinco entidades controlan el 85% del mercado y eso es peligroso. Cuando en un sector los beneficios crecen año tras año a un gran nivel es señal de que los precios que están fijando esas empresas no son justos.

¿Y España está preparada para aceptar una mayor regulación pública?

–La gente se está dando cuenta de que haya grandes empresas privadas no le beneficia en absoluto. Por eso ahora es el momento ideal para llevar a cabo políticas de mayor regulación. Incluso los empresarios dijeron que había que hacer un paréntesis en la economía de mercado, lo que significa que dan el visto bueno a que el Estado intervenga. Aunque esto, lógicamente, es un discurso interesado porque quieren que les saquen las castañas del fuego.

Esta crisis ha dejado bien claro que los paraísos fiscales son la piedra angular donde descansa gran parte de la estructura financiera internacional…

–En los últimos meses no hay semana que no haya referencia a los paraísos fiscales. Parece que hoy todo el mundo, incluso los gobiernos europeos, se ha dado cuenta de que hay que acabar con ellos. Hasta ahora nadie hacía nada porque los paraísos fiscales es una utilización generalizada por parte de todas las grandes empresas y porque el momento económico era tan bueno que aquí había ganancias para todo el mundo y había muchos intereses para ponerles freno. Un dato: de las 35 compañías del Ibex, 18 tienen empresas en paraísos fiscales y no lo hacen para pagar más a Hacienda.

–¿La bajada del tipo de interés del BCE ha tardado en transmitirse al euríbor hipotecario?

–Hubo por lo menos un año en que había una diferencia de dos puntos y todo ese dinero ha ido a parar al bolsillo de los bancos.

 

[CITA. El Periódico de Aragón. Por Rúben López.01/03/2009].

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: