UN DÍA TRANQUILO EN MI AGENDA.

 

En mi agenda hay todo tipo de días. Los hay días locos, de los que uno prefiere no acordarse, y los hay tranquilos, con contenidos diversos de los que uno guarda un recuerdo agradable. Son días en los que lo sobrevenido por coincidencia se sobre impone. Una jornada de estas características podría ser el pasado domingo, día 22 de febrero.

Me levanté tarde. Debían ser sobre las siete y media de la mañana. Me preparé un desayuno de domingo, en este caso unas tostadas con aceite (aceite de Bolea) y café con leche, de cafetera de las de siempre, de dos tazas. Repasé la prensa de la semana anterior, recorté artículos y fui escuchando noticias en la radio. Construí la agenda para las dos próximas semanas y repasé papeles del Senado.

A las once de la mañana salí de casa y me fui a leer la prensa del día al bar del campin San Jorge de la ciudad. Compartí espacio y ambiente con muchos jugadores de fútbol, que una vez terminado el partido correspondiente se juntan para almorzar. Repasé la prensa, seleccioné las noticias que me interesaban e hice alguna relación de cuestiones que me parecieron interesantes para el blog. A las once y cincuenta dejé el campin y me fui al Casino en el que iba a tener lugar el concierto de los domingos finales de mes.

Domingo Malo, Philippe Villa, Carles Fons, Fernando Elboj, María Elena Vallejo y Enrique Costa.

Domingo Malo, Philippe Villa, Carles Fons, Fernando Elboj, María Elena Vallejo y Enrique Costa.

 El concierto del Casino fue estupendo. Dos intérpretes de guitarra, Carles Fons y Philippe Villa, el Dúo Pirineo, que interpretaron un variado repertorio tanto en la tipología estilística como en las variedades de composición. Gustaron mucho al público asistente. La verdad que estos conciertos, organizados por la Fundación Círculo Oscense que regenta el Casino, son un auténtico acierto. Tienen su propio público, incrementado por el atraído por cada artista y/o grupo, se realizan en el mediodía y en un espacio tan bonito y acogedor como el Salón Azul del Casino. Precisamente el Dúo Pirineo destacó en sus comentarios este último aspecto.

Por la tarde, me trasladé a la villa Ejea de los Caballeros. Iba a presenciar el partido de fútbol entre el Ejea y el Zuera. En las gradas del campo de fútbol, además de con la junta directiva del Ejea, que me recibió y atendió con un trato exquisito, estuve con el Alcalde de Ejea de los Caballeros, Javier Lambán, a su vez Presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza, y con el Alcalde de Zuera, José Manuel Larqué,  que se había trasladado a las Cinco Villas siguiendo al equipo de su localidad. Dos Alcaldes del Partido Socialista y un Alcalde del Partido Popular. Fue una tarde estupenda. Como muy pronto se vio que el partido de fútbol daba poco de sí, los responsables institucionales nos dedicamos a charlar animosamente. Los tres hablamos de todo, y Javier y yo intercambiamos opiniones del caso de Mallén y del Fondo Estatal de Inversión Local.

Terminado el partido de fútbol fuimos a tomar un café al centro de Ejea y allí estuvimos hablando de las cosas que siempre hablamos los políticos. Al café se sumó la Senadora por la provincia de Zaragoza y natural de Ejea de los Caballeros, Susana Sumelzo. Había anochecido y regresé a Huesca. Me fui con una imagen muy positiva de la Ejea que durante unas horas tuve ocasión de pisar y contemplar. Invité al Alcalde Lambán para el próximo mes de mayo al derbi S.D. Huesca – R. Zaragoza, en Huesca.

A partir de las ocho de la tarde, y ya de vuelta, en mi domicilio, continué trabajando en temas de carácter local. Puse la radio y fui haciendo seguimiento de noticias de carácter deportivo. Pero la verdad es que ya no tenían ni el atractivo ni el morbo de las del sábado: Ganó el Madrid, perdió el Barcelona, perdió el Zaragoza y empató el Huesca. ¡Qué sábado de gloria!.

Sobre la una de la madrugada me fui a dormir.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: