CUENTOS CHINOS CUMPLEN TRES AÑOS: ¡FELICIDADES!.

 

Huesca. Centro Cultural Matadero. Escenario. Pronto aparecerán el grupo Cuentos Chinos y sus invitados especiales.

Huesca. Centro Cultural Matadero. Escenario. Pronto aparecerán el grupo Cuentos Chinos y sus invitados especiales.

Le he dicho a Juanjo que busque de entre las muchas fotografías que existen de Cuentos Chinos aquellas que son más sugerentes con el objeto de escribir estas líneas.

No conocía a Cuentos Chinos y el pasado jueves día 12 de febrero los empecé a descubrir. Si tuviera que poner un símil muy querido para mí, que describa bien lo que allí comencé a vislumbrar, el símil tendría que ver con las cerezas. No sólo por el color. Véase sino el colorido dominante del escenario, rojo cardenalicio,  y el rosa  de las burbujas chinas, de la fotografía.

No sólo por el color, como acabo de decir, sino por la tendencia a trabajar en red de las cerezas. Cuando de una cesta de cerezas recién cogidas del árbol estiras de una de ellas, lo que suele ocurrir es que  habiendo querido probar una de muestra, arrastras un pequeño ramillete de las mismas.

¿Qué quiero decir?. Pues, que fui a ver a ver a Cuentos Chinos y termine viendo a muchos más. Con la particularidad de que tanto en el escenario como sobre todo en el patio de butacas, los mundos allí existentes estaban estrechamente vinculados. Unos eran invitados de Cuentos Chinos y otros eran amigos de Cuentos Chinos y amigos de los invitados de Cuentos Chinos. Es decir, todos eran amigos de todos. Consecuencia, el ambiente era de una gran complicidad. Todos estaban a gusto y los que intervinieron en la actuación lo hicieron con una extraordinaria seguridad y confianza en sí mismos.

Destaco todos estos matices porque lo que allí tuve ocasión de escuchar y de apreciar, sobre todo en el campo de las relaciones entre las personas, me descubría una realidad y un ambiente  que yo desconozco en su esencia. Esto me lleva a plantearme la posibilidad de seguir buceando en el conocimiento de un mundo del máximo interés.

De izquierda a derecha: Carlos Castilla (bajo), Edhu Potenking (cantante y guitarra), Jorge Marsó (batería) y Eduardo Felices "Chuky" (guitarra).

De izquierda a derecha: Carlos Castilla (bajo), Edhu Potenking (cantante y guitarra), Jorge Marsó (batería) y Eduardo Felices "Chuky" (guitarra).

Cuentos Chinos (teniendo en cuenta que Carlos Castilla es una reciente incorporación al grupo, tras el año sabático que se ha tomado Jordy Sorribes) acaba de cumplir su tercer aniversario. Éste era el sentido del concierto ofrecido el otro día en el Matadero. Decir: Aquí estamos, hemos cumplido tres añitos y lo vamos a celebrar entre amigos y amigas.

Y tocaron y cantaron de puta madre. Y Edhu Potenking, al que le van las composiciones romántico-pasionales como a un crío la consola, estuvo espléndido, como músico, como cantante y como showman. Edhu tiene vena interpretativa, y cuando digo interpretativa, digo teatral. Él mismo lo decía para sí y se frenaba: “Esto es un concierto y no un programa de monólogos de televisión”. Edhu tiene gancho.

Eduardo Felices demostraba su consolidada veteranía con una sobria presencia en el escenario y con la característica eficacia de quien lleva muchos días dedicados a la música. Por su parte, Jorge Marsó, sumergido en su burbuja escénica, demostró ser un activo musical (que no financiero), convirtiendo la batería en un elemento fundamental de Cuentos Chinos, en un elemento unificador, en un común denominador del grupo.

Edhu, Jorge, Jordy Sorribes y Eduardo.

Edhu, Jorge, Jordy Sorribes y Eduardo.

A la salida compré su CD. La Rana, Borracho, Perra inteligente y Cógeme (de nuevo). En estos momentos Cuentos Chinos ha participado en un disco homenaje a Andrés Calamaro, realizando una versión de la canción “Cinco minutos más (minibar)” del propio homenajeado.

Hoy no hablaremos de los invitados al concierto de Cuentos Chinos, gente muy interesante. El concierto se hizo para celebrar el tercer cumpleaños de Cuentos Chinos y por tanto les dejamos que disfruten en exclusiva de este momento.

El concierto nos gustó. El ambiente no podía ser mejor. Entre los asistentes, como ya se ha dicho, muchos músicos oscenses, la mayoría con una larga experiencia.

Sigamos con el símil. Prometemos coger más cerezas del cesto.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: