VICENTE DEL BOSQUE, UNA PERSONA PRÓXIMA Y AFABLE.

 

Vicente del Bosque en su estancia en la ciudad de Huesca. Diciembre 2008. En el Palacio de Congresos de Huesca.

Vicente del Bosque en su estancia en la ciudad de Huesca. Diciembre 2008. En el Palacio de Congresos de Huesca.

Vicente del Bosque es siempre el mismo, al margen de que lo veas en la televisión, en un partido de fútbol, en una mesa redonda, en una fotografía,… Vicente del Bosque tiene una personalidad muy acusada, definida principalmente por su estabilidad emocional, de manera que la imagen que transmite, en presencia o en la distancia, es de cercanía y afabilidad. Es un hombre próximo y cordial.

Y cauto. No se deja llevar por las emociones ni por la improvisación. Da la impresión de que sabe siempre muy bien lo que tiene que decir o, por lo menos, lo que quiere decir. Me imagino que a lo largo de su vida profesional, fundamentalmente vinculada al fútbol, le habrán dicho, o lo habrán escrito de él, que tiene un evidente parecido al personaje central de aquella gran película de John Ford titulada “El hombre tranquilo”. Da la imagen.

Confieso que llegado a este momento del comentario, intento encajar en el puzzle dialéctico la figura de Maureen O’Hara, una mujer y actriz, como se decía antes, de armas tomar, con el protagonista, Vicente del Bosque-John Wayne. Como no sé por donde salir, pero la idea me parece interesante, espero que algún amigo o amiga que lea este escrito me eche una mano.

[SERIE FOTOGRÁFICA III. Personas entrañables.]

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: