GORBACHEV EN HUESCA (I)

                   

gorbachev

Se trata de una pieza artesanal de Los Danzantes de Huesca

Gorbachev estuvo en Huesca el pasado día nueve de septiembre. Venía contratado por la Sociedad Expoagua, para la Tribuna del Agua. Habló en el Palacio de Congresos de Huesca ante unas ochocientas personas. No cabía duda de que su presencia había despertado un gran interés.

Su llegada venía precedida de algunos comentarios en el sentido de que se encontraba enfermo y muy debilitado. La realidad fue que Gorbachev tenía una aspecto físico excelente y una considerable capacidad de actuación. De hecho desde que llegó a Huesca a las dieciocho horas y quince minutos hasta las veintiuna treinta horas que se fue de la ciudad estuvo permanentemente activo. En primer lugar en todo el proceso de recibimiento a los grupos del Ayuntamiento y en la firma en el Libro de Oro del Ayuntamiento y del Palacio de Congresos. A continuación, interviniendo en una larga entrevista concedida a RTVE, así como en el acto protocolario de encuentro con el Presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias. Por último, desarrolló su conferencia y respondió a las preguntas del público.

El tono vital de Gorbachev era excelente. Su voz potente, y su resistencia física indudable, teniendo en cuenta que estuvo de pie de forma ininterrumpida durante aproximadamente una hora y cuarto. En todo momento demostró un buen sentido del humor. Desde que bajó del coche no paró de decir una frase amable a unos u otros, o de hacer alguna pregunta a sus interlocutores, que obviamente pasaba siempre por la correspondiente traducción. Se mostró natural y cercano con todo el mundo, de forma muy especial con los periodistas gráficos.

Comentaba y preguntaba. Por ejemplo, se interesó por la edad de la ciudad de Huesca. Incluso, en los dos minutos que duró el suceso del ascensor bromeó con naturalidad sobre la evidente sobrecarga que había producido tal efecto. En un momento determinado el ex-presidente de la U.R.S.S. llegó a preguntarme si sabía que España era muy querida en Rusia. Y pasó a argumentar las razones que según él históricamente habían conducido a dicho conocimiento y aprecio.

Transcurrido un cierto tiempo de su llegada y habiendo recorrido distintas estancias del Palacio de Congresos, Gorbachev me preguntó sobre dónde iba a ser la conferencia y cuántas personas se esperaba que acudieran.  Mi respuesta fue inmediata, como inmediata fue la traducción: “Sobre ochocientas personas”. Gorbachev hizo un comentario que no tuvo traducción verbal, pero que yo entendí por su gesto que era de aprobación, de satisfacción. Posteriormente tendría ocasión de comprobarlo cuando Gorbachev al terminar su conferencia, dirigiéndose al público con decisión invitó a los presentes a hacerle preguntas. Estaba a gusto y el político afloraba en su expresión, mostrando seguridad y convicción. No tenía ninguna prisa. No estaba cansado, todo lo contrario.

Presentó en Huesca su libro Agua para la paz. Paz para el agua. En la charla insistió principalmente en los grandes intereses geoestratégicos actuales y en cómo conseguir vías para el diálogo entre todas las partes que favorezcan el entendimiento, y a partir de allí grandes objetivos tales como la Paz, progresos medioambientales, modernización y equilibrio en el campo de las energías, etc. Destacó la importancia de que Europa llegue a constituir una verdadera unidad sociopolítica y económica.

La única duda que me quedó fue el por qué me preguntó, nada más llegar a Huesca y antes de entrar en el Palacio de Congresos, cuál era la edad de la Ciudad de Huesca. Probablemente porque se le ocurrió en ese momento y como una forma de mantener una conversación. Es posible. A mí tampoco se me ocurrió decirle que por qué me lo preguntaba… Aunque, dándole vueltas y con ánimo de bucear en la vivencia de aquel encuentro de más de tres horas, he pensado que tal vez lo hiciera como consecuencia de haber visto sólo una parte de la ciudad, que se correspondía toda ella con actuaciones urbanísticas prácticamente recién construidas.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: